Actualidad

Tres investigadoras se incorporan al IMIBIC gracias al nuevo programa postdoctoral en medicina personalizada - IMIBIC Fellowship Programme for Personalised and Precision Medicine, IMIBIC-P2Med

2021-02-10 23:55:57

Tres investigadoras se incorporan al IMIBIC gracias al nuevo programa postdoctoral en medicina personalizada - IMIBIC Fellowship Programme for Personalised and Precision Medicine, IMIBIC-P2Med.

El objetivo de este programa es fomentar la excelencia en la formación del personal investigador, su movilidad internacional y el desarrollo de su carrera profesional, a la vez de potenciar la investigación biomédica en la ciudad de Córdoba. Está financiado conjuntamente por el programa Horizonte 2020 Marie Skłodowska-Curie COFUND de la Unión Europea y la Universidad de Córdoba (UCO), la Junta de Andalucía y la Fundación para la Investigación Biomédica de Córdoba (FIBICO).

Tras un proceso de evaluación y selección muy competitivos, siete investigadoras e investigadores de España, Portugal, Cuba e India han sido seleccionados y se incorporarán al IMIBIC a lo largo del 2021. Tres de ellos, que ya han comenzado sus proyectos de investigación en el IMIBIC, son investigadoras españolas que, según los requisitos del programa, han desarrollado una parte de su carrera profesional en el extranjero. Hoy, con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, comparten su trayectoria, proyectos de investigación y reflexiones sobre la mujer en ciencia

 

Marina Mora Ortiz  investiga la relación entre la flora bacteriana y el deterioro cognitivo en individuos de avanzada edad. Inició su carrera investigadora en Cambridge en 2012 realizando su doctorado en genética molecular con una beca Marie Curie ITN, como parte de un consorcio europeo internacional. Después desarrolló su investigación postdoctoral en Reino Unido, primero en Reading, estudiando metabolómica y la genética de la flora bacteriana en diabetes, y después en King’s College London, donde empezó a interesarse por el papel de la flora bacteriana en enfermedades geriátricas. Acaba de unirse al grupo de Nutrigenómica y Metabolismo, para desarrollar el proyecto “MEMOIR - MEtagenomic Modelling of cOgnitive ImpaiRment”. El objetivo del estudio es  evaluar si una dieta saludable y el uso de pro-bióticos favorecen la evolución de los pacientes para prevenir el establecimiento de la demencia.

 

 

 

“Ser científica es una carrera de fondo, así que hay que ser constante. También es muy importante ser flexible y adaptarse. La ciencia está en constante transformación, así que tienes que estar preparada para reinventarte una y otra vez. No es fácil compaginar la vida profesional y la familiar, pero se está avanzando mucho. Hay quien se centra al 100% en su carrera profesional para avanzar más rápido, pero puedes elegir. También es una carrera que te permite viajar bastante, y conocer a gente muy interesante de otras culturas.”

 

 

Almudena Pino es doctora en Biología por la Universidad de Málaga. Durante su etapa predoctoral estudió el mecanismo de acción de proteínas implicadas en el metabolismo de histamina, y por lo tanto en inflamación, permitiendo la colaboración con grupos españoles de distintas disciplinas científicas en el estudio de patologías emergentes como la homocistenuria o la enfermedad de Gaucher. Como investigadora postdoctoral en City College of New York en Estados Unidos y Queen’s University Belfast en Irlanda del Norte, se especializó en estudiar proteínas y receptores de membrana, que son esenciales en procesos tan importantes como la señalización celular. En IMIBIC, va a aplicar esta experiencia para comprender por qué el llamado “colesterol bueno" pierde esas propiedades beneficiosas. Su proyecto se titula “HIDELIS - Linking structure and dynamics to protein malfunction in Cardiovascular Disease

 

 

 

La carrera investigadora es muy sacrificada, independientemente de ser hombre o mujer, ya que en las fases tempranas alcanzar el equilibrio entre la vida personal y la profesional es muy complicado. La buena noticia es que tanto nuestra generación, como las que vienen por detrás, estamos haciendo esfuerzos para que esta situación cambie. Mi consejo para esas niñas y jóvenes que ahora se inician en la ciencia es el siguiente: la unión hace fuerza, todo es posible y ¡hay que seguir presionando para que así sea!”

 

 

Maribel Martínez obtuvo su doctorado en la Universidad de Córdoba, formándose en disciplinas como la Bioquímica, Genética y Biología Molecular. Después de la primera etapa postdoctoral en Sevilla y gracias a una beca de la Organización Europea de Biología Molecular, se incorporó al Genome Damage and Stability Centre de la Universidad de Sussex en Reino Unido para estudiar el papel que proteínas implicadas en enfermedades neurológicas tenían y en los procesos de reparación y regulación de la expresión génica. Durante su beca Marie Sklodowska-Curie dentro del programa de IMIBIC-P2Med, desarrollará el proyecto “GLIOCHEM-Repair of temozolomide-induced DNA damage in tumour cells: role in glioblastoma resistance to chemotherapy”. GLIOCHEM pretende generar conocimiento sobre los mecanismos utilizados por las células para reparar el daño inducido en el ADN por fármacos antitumorales, con el fin de identificar biomarcadores de respuesta a terapia y nuevas dianas terapéuticas que nos permita avanzar en la lucha contra el cáncer.

 

 

 

"Mi primer contacto con la investigación fue de mano de una mujer investigadora. En todos los lugares donde he estado, he tenido la fortuna de conocer a mujeres científicas excepcionales e inspiradoras de las que he aprendido mucho y me han motivado a seguir en este camino de la investigación. A las niñas y futuras mujeres investigadoras les diría que no se pongan límites, ni dejen que nadie se los ponga. Las animaría a tener metas y trabajar para conseguirlas. Pueden llegar a ser lo que quieran ser y, si quieren, aportar su granito de arena al avance de la ciencia."