Actualidad

El IMIBIC y el Hospital Reina Sofía organizan un encuentro sobre el empleo de técnicas mínimamente invasivas en glaucoma

2018-10-29 12:00:00
  • La Unidad de Gestión Clínica de Oftalmología y el Grupo de Calidad Visual han organizado este encuentro que ha reunido a más de 60 oftalmólogos de todo el país que han expuesto los principales retos en el abordaje de esta patología

 

La Unidad de Gestión Clínica de Oftalmología del Hospital Universitario Reina Sofía y el Grupo de Calidad Visual del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC) han organizado primera edición del certamen de casos quirúrgicos en glaucoma que ha permitido reunir a los principales expertos del país en esta materia.        

Unos 60 oftalmólogos especializados en el abordaje de esta patología han podido abordar las cirugías mínimamente invasivas que se están practicando en la actualidad. En este sentido, el oftalmólogo del hospital y organizador del encuentro, Rafael Giménez, señala que “ha sido un encuentro muy práctico en el que hemos tenido la oportunidad de profundizar en cuestiones como las nuevas vías de administración de la medicación antiglaucomatosa, criterios de indicación de los MIGS (cirugía de glaucoma mínimamente invasiva), el tratamiento postoperatorio cuando se emplean estas técnicas, pruebas de imagen en este campo, trucos en la cirugía de implante de drenaje subconjuntivales y el papel de la cirugía tradicional en el nuevo panorama de la cirugía de glaucoma”.

Además, se presentaron resultados de este tipo de cirugía con implante XEN en dos series de hospitales españoles: el Hospital General Universitario de Alicante y la Clínica de la Arruzafa de Córdoba. La especialista del Instituto de Investigación Santiago Grisolía de Valencia, María Dolores Pinazo, habló de los inflamasomas en glaucoma, “un tema muy novedoso en investigación que puede  permitir entender y tratar los mecanismos patogénicos a nivel molecular de la lesión glaucomatosa”, según valora el oftalmólogo Rafael Giménez.

En total en el certamen se expusieron las siete comunicaciones seleccionadas sobre casos clínicos que presentaron especialistas de todo el país. El primer premio fue para el caso ‘Manejo del glaucoma uveítico complicado’, de la especialista del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, Glenda Espinosa. Además, la especialista del Hospital Universitario de Alcalá de Henares Consuelo Gutiérrez recibió una mención especial por presentar el caso ‘Glaucoma asociado a segmentos externos de fotorreceptores en el humor acuoso (Síndorme de Schwartz Matsuo)’.

 

Definición

El glaucoma es una enfermedad crónica asintomática hasta fases tardías. Se caracteriza por una lesión del nervio óptico y pérdida progresiva de campo visual. El factor más importante es la presión intraocular elevada y existen también factores genéticos en su desarrollo. Es la segunda causa de ceguera en el mundo y su prevalencia es de un 2% en la población general, elevándose este porcentaje con la edad.

Se estima que alrededor del 50% de los pacientes con glaucoma en países desarrollados están sin diagnosticar. Esto, junto al envejecimiento progresivo de la población hace que sea un problema de gran magnitud. El hospital cordobés cuenta con una Unidad de Glaucoma para centralizar la atención de estos pacientes e intentar realizar un diagnóstico precoz. La mayoría de los pacientes que reciben asistencia aquí se encuentran en distintas fases, desde estadios iniciales hasta pérdidas severas del campo visual que limitan de forma significativa su día a día. La intervención quirúrgica del glaucoma puede realizarse como cirugía mayor ambulatoria, es decir, el paciente vuelve a casa el mismo día tras su recuperación, y se llevan a cabo en los quirófanos del Hospital Los Morales y del Provincial. Esta unidad ha sido pionera en la incorporación de técnicas mínimamente invasivas más seguras que las técnicas tradicionales.

El abordaje de primera elección del glaucoma es farmacológico (prostaglandinas, betabloqueantes, agonistas adenérgicos e inhibidores de la anhidrasa carbónica) y cuando esta medicación no logra frenar el desarrollo de la enfermedad se recurre a la cirugía con la finalidad de que la presión intraocular se mantenga dentro de unos márgenes adecuados. La evolución de la patología suele ser lenta y los procedimientos diagnósticos que habitualmente se emplean son la realización de campimetrias y pruebas de imagen del nervio óptico y de las fibras