La directora de la unidad de cáncer de mama del Reina Sofía vinculada al IMIBIC, Medalla de Andalucía

Autor aruiz

Por méritos propios, la radióloga cordobesa Marina Alvarez Benito, directora de la Unidad de Radiología y de Cáncer de Mama del Hospital Reina Sofía y del Area Sanitaria Norte, recibirá el 28 de Febrero una de las doce medallas de Andalucía, que ha concedido la Junta. Hija, esposa y madre de médicos, Marina Alvarez nació en Córdoba en 1961 y se licenció en Medicina y Cirugía por la UCO. Lleva vinculada al Reina Sofía desde 1992 y en 1996 se especializó en el abordaje del cáncer de mama.

También, está vinculada también a diversos proyectos de investigación del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (Imibic) y colabora en materia docente con la Facultad de Medicina. Además, es presidenta de la Sociedad Española de Diagnóstico por Imagen de la Mama.

Álvarez ve en la Medalla de Andalucía un “estímulo” a seguir trabajando en la lucha contra el cáncer

Uno de los logros de los que se siente “más satisfecha” es el de haber conseguido que en el Reina Sofía se apostase por crear hace 11 años la Unidad Multidisciplinar de Cáncer de Mama. Alvarez, ya entonces responsable del programa de detección precoz de esta enfermedad en Córdoba, vio la importancia de formar un equipo que aglutinase a todos los profesionales que intervienen en el proceso.

“Al trabajar más coordinados, hemos mejorado nuestros resultados, lo que se traduce en más vidas salvadas. Parece increíble que trabajando profesionales de ámbitos tan distintos (cirujanos, ginecólogos, oncólogos, radiólogos, patólogos, médicos de atención primaria, entre otros) se produzca esta buena sintonía. Intentamos reducir las consecuencias negativas de la enfermedad en las pacientes y que el tratamiento sea lo menos agresivo posible”, destaca Alvarez.

Precisamente, “los mayores avances en la detección precoz del cáncer de mama han contribuido a que cada vez se diagnostiquen más casos de esta patología en el Reina Sofía, pero paralelamente las tasas de curación también son más elevadas”, resalta esta doctora. “Intentamos acortar el proceso diagnóstico lo más posible. Comprobar que cada vez existen mejores pronósticos nos anima a seguir superándonos”, añade Marina Alvarez.

Esta radióloga reconocía ayer que “para nada me esperaba este premio. Me ha hecho mucha ilusión y es un estimulo para seguir trabajando, sobre todo por ser un reconocimiento a mi trayectoria y por que me gusta mucho a lo que me dedico”.

En el 2011, la Unidad de Mama del Reina Sofía, que dirige Alvarez, fue reconocida con una de las distinciones que la Junta concede en Córdoba por el 28-F.

Los comentarios están cerrados.