Médicos del IMIBIC difunden los beneficios para la salud del aceite de oliva en diez países de todo el mundo

Autor aruiz

Esta iniciativa forma parte del taller ‘Aceite de Oliva español: cultura, ciencia y gastronomía’ y ha permitido exponer las ventajas para la salud de este producto en Europa, Asia y América.

Facultativos de la Unidad de Lípidos del Hospital Universitario Reina Sofía han hecho de embajadores de la dieta mediterránea difundiendo las ventajas saludables que proporciona el aceite de oliva en una decena de países de todo el mundo. Los especialistas han participado en el último cuatrimestre de este año en el taller ‘Aceite de Oliva español: cultura, ciencia y gastronomía’, que les ha llevado a visitar Polonia, Irlanda, Bulgaria, Turquía, Egipto, Argelia, Brasil, La India, Japón y China.

Algunos de los médicos internistas que han participado en esta actividad

Esta iniciativa está organizada por la Interprofesional del Aceite de Oliva Español, la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y el Instituto Cervantes. Entre los especialistas de Medicina Interna que han visitado estos países figuran Francisco Pérez Jiménez, José López Miranda, Antonio García Ríos, Fernando López Segura, Pablo Pérez Martínez y Javier Delgado Lista.

El doctor Pérez Jiménez explica que a esta audiencia internacional se le ha trasmitido “que el aceite de oliva es el eje de la dieta mediterránea y que el beneficio de este saludable modo de alimentación es más extenso de lo que nunca se había podido imaginar”. En este sentido, prosigue el facultativo, “más allá de los beneficios para el sistema cardiovascular, cada día se conocen nuevas aportaciones que mejoran procesos oncológicos, enfermedades reumáticas, la longevidad e incluso hay estudios que apuntan sus bondades en el ámbito de la sexualidad”.

Producto cordobés

Así, el especialista concluye que “los trabajos de investigación que se llevan a cabo en torno a este producto no solo ayudan a conocer que el aceite de oliva permite que se viva más, sino también con más calidad de vida”. Por tanto, lo define, más que como un alimento, como una herramienta que contribuye a mejorar precisamente la calidad de vida. Los integrantes de la Unidad de Lípidos del Hospital Reina Sofía señalan que la experiencia ha sido muy gratificante y ponen en valor la posibilidad de llevar a otras culturas las ventajas de un producto tan cordobés y saludable como el aceite de oliva.

En su conjunto, los talleres en los que han participado estos profesionales del Hospital Reina Sofía se han estructurado en dos bloques. En el primero de ellos es donde ha tenido cabida su intervención, ya que aquí se ha pretendido dar una visión de conjunto de los aceites de oliva y lo que los rodea, con especial atención a los avances científicos en el campo de la salud –la aportación de la ciencia española a la hora de lograr una alimentación saludable teniendo como base este producto tan típico del Sur-. La segunda parte de los talleres ha consistido en la organización de catas comentadas y otros encuentros gastronómicos.

Todos los trabajos que se llevan a cabo en el Hospital Reina Sofía sobre este producto se incluyen en la línea de investigación abierta sobre aceite de oliva y dieta mediterránea en la Unidad de Lípidos y Arteriosclerosis del complejo sanitario cordobés.

Recientemente ha entrado en vigor un reglamento europeo por el que se establece una lista de declaraciones autorizadas de propiedades saludables de distintos alimentos, que vienen respaldas por sólidas evidencias científicas. Este documento reconoce hasta tres alegaciones que se podrán utilizar en la comunicación comercial del aceite de oliva, en atención a las virtudes de tres elementos presentes en su composición.

En este sentido, figura que las grasas insaturadas –y el aceite lo es- contribuyen a mantener niveles normales de colesterol sanguíneo, que los polifenoles del aceite contribuyen a la protección de los lípidos de la sangre frente al daño oxidativo y que la vitamina E también ayuda a proteger las células frente al daño oxidativo.

Hace casi 60 años que los científicos acuñaron el término dieta mediterránea, una forma de comer saludable siempre ligada al aceite de oliva. A lo largo de esas seis décadas equipos de investigadores de todo el mundo han ido desentrañando los efectos concretos sobre la salud y los mecanismos que los hacen posibles: mejora el perfil lipoproteico, la disfunción de las arterias, los parámetros de oxidación en general, el riesgo de desarrollar diabetes y síndrome metabólico y la enfermedad metabólica, así como también reduce la tensión arterial, la inflamación vascular y la oxidación.

Los comentarios están cerrados.