La incidencia del cáncer de próstata se incrementa con la detección de 500 nuevos casos cada año en la provincia

Autor IMIBIC

Córdoba, 17 de noviembre de 2016

Urólogos, residentes e investigadores se adhieren por tercer año consecutivo al movimiento Movember que reivindica la salud del varón usando los bigotes como iconos

La incidencia del cáncer de próstata se incrementa con la detección cada año en la provincia de Córdoba de alrededor de 500 nuevos casos de este tumor, una realidad que motiva un año más la participación del Hospital Universitario Reina Sofía y el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica (IMIBIC) en la iniciativa global Movember, que usa la imagen del bigote para reivindicar la salud del varón.

 Se trata de la tercera ocasión que profesionales del hospital y del instituto se adhieren a esta iniciativa con actividades que buscan movilizar a la población masculina, ofrecerles información y animarles a consultar a su médico para que, en definitiva, sean más activos y se comprometan más con su salud, ya que un diagnóstico precoz garantiza en la mayoría de los casos un buen pronóstico.

En este sentido, la delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María Ángeles Luna, asegura que la detección a tiempo es fundamental, por lo que “convocatorias como las de hoy son muy importantes para visibilizar esta realidad y que la población conozca los avances que se han ido incorporando en torno al cáncer de próstata (diagnóstico, estadio y tratamiento)”. Junto a Luna, también han participado en esta convocatoria la directora gerente del Hospital Reina Sofía, Marina Álvarez, el director científico del IMIBIC, Justo P. Castaño y la directora de la Unidad de Gestión Clínica de Urología, María José Requena.

Por su parte, la uróloga señala que “el cáncer de próstata es el tumor más prevalente en el varón, el tercero en mortalidad después del de pulmón y colón y la incidencia esperada es de 80 casos por cada 100.000 habitantes. En Córdoba, la mayoría se detectan cuando aún están localizados y son subsidiarios de tratamientos curativos”. El diagnóstico de este tumor se basa fundamentalmente en la elevación de PSA (sustancia que fabrica la próstata) y la exploración física, “dos pilares para indicar la biopsia de próstata a fin de confirmar el diagnóstico inicial”, prosigue la especialista, que también asegura que “sólo entre el 35 y el 40% de los pacientes con PSA alto van a desarrollar cáncer de próstata (y muchos sin importancia clínica), de ahí la importancia de disponer de marcadores más específicos para evitar biopsias innecesarias y conocer qué cánceres serán más agresivos”.

Desde hace un par de años, el Hospital Reina Sofía ha incorporado la resonancia nuclear magnética y la biopsia con fusión de imágenes para mejorar el diagnóstico de esta enfermedad, sobre todo para aquellos pacientes con indicación de repetir la biopsia. La resonancia permite localizar la lesión y conocer la cantidad de glándula afectada con el fin de tomar decisiones para el tratamiento. La doctora Requena asegura que este avance permitirá, a no muy largo plazo, instaurar la terapia focal como otra modalidad terapéutica del cáncer de próstata localizado de bajo riesgo.

Movember

En Córdoba, la adhesión a Movember de hoy parte de los especialistas internos residentes, urólogos e investigadores, quienes han informado durante la mañana de hoy de las características del cáncer de próstata y la importancia de su prevención a todas las personas que se han acercado al stand instalado a la entrada del Edificio de Consultas Externas. En la base de esta campaña está la búsqueda de la implicación que permita impulsar la investigación.

Además, bajo el lema ‘Bigotes contra el cáncer de próstata’, este stand ha ofrecido la posibilidad de fotografiarse con los bigotes, colgar las instantáneas en un photocall y publicarlas en las principales redes sociales (Facebook y Twitter etiquetando al IMIBIC y con el hashtag #movember). También se han repartido unos 200 folletos con cifras e información sobre este tumor.

El movimiento usa el elemento masculino del bigote como catalizador para dar a los hombres la oportunidad de hablar sobre su salud y que comiencen a actuar. Concretamente, el desafío que propone Movember es que los hombres se dejen bigote en noviembre para así apoyar la investigación en las enfermedades masculinas. Movember nació en Australia en 2003 y desde 2012 se celebra en España (está presente en más de una veintena de países). Esta campaña centra su estrategia en cuatro áreas: el cáncer de próstata, el cáncer testicular, la salud mental (cada minuto muere un hombre por suicidio en el mundo) y la actividad física.

Investigación

En la actualidad, urólogos del Hospital Reina Sofía colaboran en varios proyectos de investigación tanto nacionales (con la Asociación Española de Urología), como regionales (con los hospitales del entorno) y también, en el propio centro hospitalario cordobés, a través del grupo de Biología molecular de la Universidad de Córdoba, liderado por los doctores y profesores de la UCO Raúl Luque y Justo P. Castaño.

Concretamente, uno de los principales trabajos que se llevan a cabo en la actualidad es el proyecto Oncover (de la Universidad de Córdoba y financiado por MINECO y fondos FEDER), que persigue la identificación de marcadores alternativos al PSA en cáncer de próstata que permitan mejorar el diagnóstico y pronóstico de esta enfermedad. En esta línea, tratan de hallar hormonas que permitan diferenciar entre individuos sanos y aquellos que tienen riesgo de desarrollar cáncer o que ya lo han desarrollado.

Además, otro de los estudios de investigación se centra en la relación entre la obesidad y este tumor. Es conocido que los varones obesos tienen mayor riesgo de padecer cáncer de próstata, si bien se desconocen los mecanismos celulares y moleculares responsables de la enfermedad. En este sentido, el trabajo busca localizar los mecanismos que desregulan las células cancerígenas en situaciones de normopeso y de obesidad. Una variante de este proyecto es otra línea que estudia el fármaco denominado ‘metformina’, de uso muy común en el tratamiento de la diabetes. Los investigadores parten de la hipótesis de que este fármaco puede reducir la agresividad de los tumores de próstata.

Asimismo, urólogos del Reina Sofía e investigadores del IMIBIC desarrollan trabajos conjuntos centrados en la búsqueda de la huella genética en las células afectadas por cáncer de próstata, que ayuden a elaborar un plan de tratamiento más personalizado.

 

Hospital Reina Sofía

 Los profesionales de la Unidad de Gestión Clínica de Urología, en colaboración con otros servicios como es el caso de Radioterapia, Medicina Nuclear, Oncología Médico y/o radioterápica, tratan el cáncer de próstata de una manera integral: atendiendo al diagnóstico y también las secuelas que las diferentes terapias tienen en la esfera sexual y en la incontinencia de orina.

 Generalmente, el cáncer de próstata no da síntomas, existe un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad cuando se tienen antecedentes familiares y también influye de manera negativa la mala alimentación, alcohol y tabaco y la falta de ejercicio. Una adecuada prevención pasa por practicar ejercicio de forma periódica, comer sano, consultar al médico cualquier duda, dormir bien y tener una buena salud mental.

 El cáncer prostático se produce cuando algunas células de la próstata se reproducen mucho más rápido de lo normal, dando lugar a un tumor. Si no se trata, las células cancerosas de la próstata pueden acabar propagándose e invadir partes distantes del organismo, especialmente los nódulos linfáticos y los huesos y llegando a producir metástasis. Cada año se detectan en España unos 25.000 nuevos casos de cáncer de próstata y la investigación es la herramienta efectiva para encontrar nuevas terapias para este tumor.

Los comentarios están cerrados.