El Hospital Reina Sofía participa la investigación internacional más puntera que se desarrolla en Alzhéimer

Autor IMIBIC

Córdoba, 20 de septiembre de 2016

Los trabajos más recientes que se están llevando a cabo en Córdoba, para los que se están reclutando ya a los pacientes, están dando resultados positivos cuando se aplican en estadios iniciales de la enfermedad

Neurólogos del Hospital Universitario Reina Sofía e investigadores del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC) participan en ensayos clínicos que se desarrollan a nivel internacional para detener el deterioro de la memoria en pacientes con Alzhéimer. La delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María Ángeles Luna, así lo ha dado a conocer hoy con motivo del Día Mundial del Alzhéimer, que se celebrará mañana 21 de septiembre bajo el lema ‘El valor del cuidador’.

La incidencia del Alzhéimer ha aumentado considerablemente en los últimos años y se espera que siga haciéndolo, debido al envejecimiento de la población. Si no se encuentra cura efectiva, los especialistas estiman que en  2050 se habrá duplicado el número de casos. A esta convocatoria a medios también han asistido la delegada del Gobierno, Rafi Crespín, el responsable de la Unidad de Alzhéimer y otras Demencias del Hospital Reina Sofía, Eduardo Agüera, y la presidenta de la Asociación San Rafael de Alzhéimer, Ascensión Gómez.

Por su parte, el doctor Agüera explica que hasta la fecha, los resultados de las investigaciones no habían sido positivos y los especialistas consideran que esto se debe a que se había intentado en fases avanzadas de la enfermedad. La novedad de las nuevas investigaciones en esta patología neurodegenerativa reside en que “un medicamento que ya ha sido probado en edades tempranas de la enfermedad  está dando resultados positivos”, si bien el neurólogo insiste en la necesidad de ser cautelosos. El complejo sanitario cordobés participa en estos estudios.

Los pacientes con Alzhéimer muestran una característica en común, la acumulación de unos depósitos o placas de una proteína conocida como beta-amiloide, que acabará provocando la degeneración y la muerte de las neuronas. Esto sucede antes incluso de que empiecen a manifestarse los primeros síntomas de la dolencia, como la típica pérdida de memoria. Recientemente se ha publicado que un fármaco experimental basado en anticuerpos monoclonales se une a las placas amiloides del cerebro y las elimina en aquellos pacientes con un grado de la enfermedad leve o incipiente (los participantes en esa primera fase fueron 165 pacientes con un deterioro cognitivo leve).

Si estos resultados preliminares se confirman en dos estudios más amplios que ya están en curso, y en los que participan hospitales españoles, entre ellos el Hospital Reina Sofía, abrirán la vía a tratar el Alzhéimer en fases iniciales para evitar que degenere hacia la demencia. En estos momentos hay 16 hospitales en España que están seleccionando pacientes para probar el nuevo fármaco y otros cinco lo harán próximamente. 

Finalmente, el neurólogo apunta que hasta abril de 2017 se hará ‘screening’ en el Hospital Reina Sofía hasta llegar a seleccionar a un máximo de veinte para participar en estos estudios. Solo las instalaciones hospitalarias con estos recursos avanzados pueden participar en esta investigación y también se requiere de la colaboración de otros servicios del hospital, Radiodiagnóstico y Medicina Nuclear entre ellos.

Atención especializada

La Unidad de Demencia y Alzheimer del Hospital Reina Sofía, que depende del servicio de Neurología, atiende anualmente a un millar de pacientes. Alrededor del 80% de las personas que pasan por la unidad son atendidas por enfermedad de Alzheimer y el resto por otras patologías neurodegenerativas causantes de demencia.

  Cada año se diagnostican 500 nuevos casos, en distinto grado de evolución de la enfermedad.  Esta unidad, que se ubica en Centro de Especialidades Castilla del Pino y permite prestar una atención integral a los pacientes con estos problemas, está formada por un equipo multidisciplinar que cuenta con tres neurólogos, dos enfermeras, tres neuropsicólogas y un psiquiatra. Es unidad de referencia para toda la provincia.

El equipo multidisciplinar de esta unidad se ocupa de diagnosticar con rapidez y precisión los problemas de memoria que afectan a la población y de iniciar el tratamiento más adecuado en cada caso. La detección de estas patologías en estadios iniciales permite retrasar su avance y mejorar la calidad de vida del enfermo. Sin tratamiento la enfermedad puede llegar a su fase más grave en 3 a 4 años y con él se puede retrasar hasta los 6 u 8 años.

 La alimentación, varios suplementos dietéticos, plantas medicinales y algunos nutrientes, así como el ejercitar tanto el cuerpo como la mente pueden tener un impacto positivo sobre las personas antes de ser diagnosticadas de enfermedad de Alzheimer. Los tratamientos más actuales son medicamentos que contienen el ácido graso Omega3 docosahexaenoico procedente del pescado, que puede jugar un papel importante en la prevención de la enfermedad de Alzheimer y sirven para prevenir o retrasar el inicio de la patología degenerativa. Si bien una vez realizado el diagnóstico, los medicamentos indicados varían en función del estadio de la enfermedad.

A los tratamientos farmacológicos se suman otros como la estimulación cognitiva y el tratamiento de otros síntomas como la depresión, el nerviosismo o el insomnio. En este apartado resulta clave el trabajo en conjunto de todos los profesionales de la unidad y el de las asociaciones de familiares de enfermos.

Valoración y abordaje 

Además de la atención primaria y especializada, desde el ámbito sanitario se trabaja también en la valoración y abordaje a la cuidadora, desarrollando determinadas actividades educativas, mediante las cuales 5.700 personas han recibido formación en la provincia de Córdoba a través de unos 700 talleres y otras actividades grupales para que las personas cuidadoras apliquen, evalúen y reajusten los cuidados que proporcionan y las medidas de Autocuidado en la vida cotidiana del paciente de Alzheimer.

Asimismo, la delegada de Salud ha destaco el trabajo que se realiza con las asociaciones. En la actualidad se colabora con varias asociaciones y se están llevando a cabo talleres de estimulación cognitiva en los pacientes con el propósito de estimular su memoria, atención, lenguaje, cálculo… Estos talleres se están desarrollando por ejemplo, en las Unidades de Gestión Clínica Levante Sur, Lucano, Fuensanta y Guadalquivir.

 

Cuidadoras

 El alzhéimer es una enfermedad complicada por la doble vertiente médica y social y afecta de manera drástica a las familias y al ambiente del hogar. Conscientes de ello, desde la Junta de Andalucía se puso en marcha el Plan de mejora de la atención a personas cuidadoras familiares en Andalucía. A través de este plan se ofertan servicios específicos y medidas de apoyo a las personas que cuidan y a las personas que necesitan cuidados y de forma priorizada a las personas que cuidan de personas  con una gran discapacidad.

En Córdoba existen 14,657 cuidadoras incluidas en la cartera de servicios, de las que el 81% son mujeres. De ellas, 8.584 disponen de la Tarjeta + Cuidados, una herramienta que hace que las personas que cuidan de personas con gran discapacidad dispongan de unas medias especiales (como acceso prioritario). Concretamente, según Luna, “las cuidadoras que cuidan de personas con Alzheimer y otras  demencias con tarjeta + cuidados son en nuestra provincia el 58%, es decir, 4,982”.

Profesionales de Enfermería

 Pero además del Plan de mejora de atención a cuidadoras, en el año 2002 y 2003, la Junta de Andalucía pone en marcha el Plan Andaluz de Alzheimer, que ha permitido, por un lado,  la valoración y atención integral del paciente diagnosticado de Alzheimer.

Estos pacientes son valorados y atendidos por su médico o enfermera de referencia de forma coordinada con otros profesionales con el objeto de mejorar la calidad de vida de los enfermos y cuidadores. En la mayoría de los casos esta atención se presta en domicilio, es programada y abarca no sólo aspectos sanitarios sino también sociales.

En este sentido, la delegada de Salud ha señalado que “es fundamental el papel que juega la Enfermería  que, en coordinación con la trabajadora social, realiza la valoración de las necesidades socio sanitarias de estos pacientes, incluyendo la gestión del material necesario, la derivación a otros profesionales o unidades y la formación a cuidadoras de los pacientes de Enfermedad de Alzheimer”.

Durante el pasado año las enfermeras gestoras de casos realizaron 36.278 visitas en domicilio a pacientes y cuidadoras. A esta actividad se suma la de las profesionales de enfermería de familia, que en este ámbito realizaron cerca de 400.000 visitas domiciliares a pacientes y cuidadores, atendiendo a 141.094 personas.

Los comentarios están cerrados.