Dermatólogos del Hospital Reina Sofía y pacientes revisan las novedades en el tratamiento y la investigación en psoriasis

Autor IMIBIC
Foto cortesía de Manuel Murillo (Diario Córdoba)

Foto cortesía de Manuel Murillo (Diario Córdoba)

Dermatólogos del Hospital Universitario Reina Sofía y más de un centenar de pacientes con diagnóstico de psoriasis se reúnen hoy en el salón de actos del centro hospitalario en la primera edición de una jornada sobre investigación en esta enfermedad para poner al día las novedades más recientes y resolver todas aquellas dudas que se puedan plantear. Alrededor de 10.000 personas padece esta enfermedad en Córdoba.

El tratamiento precoz de esta enfermedad, que tiene un impacto físico y psicológico grave, es fundamental para aumentar la esperanza y calidad de vida de los enfermos. El encuentro de hoy permitirá repasar los 10 años de historia de la Unidad de Psoriasis del Hospital Reina Sofía con las intervenciones del responsable de Dermatología del centro, Antonio Vélez y de la reumatóloga María Dolores López.

El pasado año se creó la Unidad Multidisciplinar de Psoriasis y Artritis Psoriásica y desde entonces alrededor un centenar de pacientes ha sido evaluado aquí por los especialistas, en una unidad que favorece el diagnóstico precoz de la artritis psoriásica y la aplicación de tratamientos individualizados (un tercio de los pacientes con psoriasis puede desarrollar artritis psoriásica).

Además, bajo el título ‘Impacto familiar y social de la psoriasis en España’, el delegado de la Asociación de Pacientes de Psoriasis y Familiares ‘Acción Psoriasis’ en Andalucía, Antonio Manfredi, explica en este encuentro cómo viven la patología sus protagonistas, quienes la sufren a diario.

Manfredi explica que “informar al paciente de forma rigurosa y ofrecer espacios  de intercambio de experiencias para afectados son las principales líneas de actuación de nuestra asociación. Por este motivo, Acción Psoriasis organiza y participa, a lo largo del año, en jornadas, como la que celebraremos hoy en Córdoba”. Además, destaca la importancia de que “hospitales y centros de investigación se involucren en la labor de informar al paciente y divulgar sobre la patología”.

El encuentro concluirá con un homenaje al catedrático en Dermatología José Carlos Moreno Giménez, que hasta 2013 y durante 16 años ha sido el jefe de servicio de Dermatología del Hospital Reina Sofía. Entre sus principales aportaciones figura la creación de un servicio puntero a nivel nacional referente para el abordaje de determinadas patologías, entre ellas la psoriasis, que ha permitido que muchos cordobeses y andaluces se hayan beneficiado de los tratamientos más novedosos y efectivos para resolver los problemas de la piel. José Carlos Moreno ha sido también presidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología y destaca por su constante implicación en pro de la mejora de la salud de los pacientes.

 

Investigación

Este encuentro se completa mañana sábado 11 de abril con una reunión científica en el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC), en la que expertos en investigación en psoriasis expondrán las principales líneas de investigación en las que trabajan. Así, el investigador principal del recién creado grupo emergente del IMIBIC ‘Enfermedades Inflamatorias Cutáneas Inmunomediadas’ y facultativo especialista en Dermatología, Juan Ruano, dará a conocer las líneas de trabajo abiertas en Córdoba centradas en el estudio de aquellas enfermedades cutáneas con base inflamatoria de alta prevalencia o gravedad como la psoriasis.

Los estudios de este grupo se basan en la aplicación de la genómica en Dermatología a fin de conocer a qué fármacos responden mejor los pacientes. Concretamente, en el campo de la psoriasis, el empleo de las técnicas de genómica pretende orientar a los clínicos sobre la conveniencia de aplicar un tratamiento u otro en función de sus variaciones genéticas, y de este modo llegar a la individualización de la atención.

En la actualidad, tienen en marcha varios proyectos de investigación centrados en identificar qué factores clínicos, sociodemográficos o moleculares pueden estar influyendo en la variabilidad observada en la respuesta de estos pacientes a los fármacos biológicos. Para ello, han logrado reunir en el Hospital Reina Sofía la mayor colección andaluza de muestras biológicas donadas por pacientes con psoriasis moderada y severa preservadas. En los próximos años, analizarán cómo influyen sobre esta enfermedad diversos polimorfismos genéticos. Por otra parte, este grupo también ha iniciado colaboraciones para el desarrollo de nuevos fármacos efectivos contra la psoriasis.

Actividad asistencial

Los tratamientos de primera elección para las personas afectadas por psoriasis se basa en la exposición a rayos ultravioletas A y B y la administración de inmunosupresores, mientras que como medicación de segunda línea -que se emplea cuando los anteriores dejan de ser efectivos- se sitúan las terapias biológicas, con muy buenos resultados, ya que logran controlar la patología y reducir las crisis.  En los últimos años la Unidad de Psoriasis del complejo sanitario ha atendido aproximadamente a 500 pacientes en estadios graves de la enfermedad que, en su mayoría, logran controlar los síntomas y reducir las crisis con los nuevos tratamientos.

El concepto de psoriasis como enfermedad exclusivamente de la piel ha cambiado en los últimos años. En estos momentos se aborda como una enfermedad inflamatoria que comparte origen genético y perfil inflamatorio con otras tan importantes como la artritis psoriásica (que es destructiva en muchos casos), la enfermedad inflamatoria intestinal, la enfermedad cardiovascular grave y el síndrome metabólico.

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria de la piel no contagiosa, que sigue un curso crónico, apareciendo y desapareciendo en diferentes lugares del cuerpo. Se estima que entre el 1,5 y 2% de la población padece psoriasis, siendo ésta una de las enfermedades mediadas inmunológicamente más prevalentes en el mundo. Su causa es una alteración en el sistema inmunológico que provoca una cascada inflamatoria de las defensas del organismo que termina manifestándose con una producción exagerada de células de la epidermis. Los efectos físicos de esta enfermedad se identifican fácilmente, ya que se manifiesta con la aparición de manchas rojas en la piel.

El Hospital Reina Sofía cuenta desde hace un año con nueva unidad multidisciplinar para atender a pacientes con psoriasis que también sufren artritis psoriásica, una patología que puede llegar a afectar al 30% de los psoriásicos. Se trata de dos enfermedades crónicas altamente incapacitantes.

La unidad incluye dos consultas semanales que funcionan de manera simultánea, una de dermatología y otra de reumatología. Esto permite que los pacientes con psoriasis con sospecha de estar afectados también por este tipo de artritis, o viceversa, sean vistos por ambos especialistas, que trabajan en consultas contiguas y de manera muy coordinada.

Los comentarios están cerrados.