Expertos en investigación clínica y básica destacan en Córdoba el papel de la Proteómica en el diagnóstico y predicción de enfermedades

Autor IMIBIC

El Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC) celebró durante los días 9 y 10 de diciembre la V Reunión Científica de Proteómica Clínica, organizada conjuntamente con ProteoRed-ISCIII, una plataforma nacional del Instituto de Salud Carlos III para la coordinación, integración y desarrollo de los servicios de Proteómica en España.

Estas jornadas de trabajo contribuyen cada año al intercambio de información entre especialistas clínicos y biomédicos expertos en Proteómica. Su fin último es desarrollar estrategias que permitan aplicar el potencial tecnológico consolidado en los últimos años por las actividades de ProteoRed-ISCIII. En esta ocasión se ha hecho mayor hincapié en el intercambio de opiniones entre distintos especialistas, de ahí que, además de las diferentes jornadas dedicadas a enfermedades infecciosas y microbiología, neuroproteómica, MALDI imaging en aplicaciones clínicas, enfermedades metabólicas y cardiovasculares y cáncer, se hayan celebrado dos mesas redondas. Éstas han estado dedicadas a los últimos avances MRM, técnica utilizada para la obtención de biomarcadores, y a la coordinación de estudios de proteómica por biobancos, dada la importancia de la obtención de muestras clínicas de calidad para validar dichos biomarcadores para su uso en la práctica médica.

La Proteómica se define como el estudio del proteoma -término análogo a genoma- que se refiere al conjunto de proteínas de un orgánulo, una célula, un tejido o un organismo completo. Sin embargo, si bien el genoma de un individuo es único, la dotación proteómica es específica de cada uno de los más de 250 tipos celulares que integran nuestro organismo. En los últimos años el estudio de la Proteómica se ha convertido en  una disciplina emergente que, a partir de la generación de conocimiento de la biología y patología humanas, tiene la capacidad de promover el desarrollo de aplicaciones clínicas de incalculable valor. Concretamente, a través de la identificación de biomarcadores específicos que permitan diagnosticar, clasificar, pronosticar y predecir enfermedades, así como definir nuevas dianas terapéuticas. Además, la Proteómica ofrece la posibilidad de estudiar la composición de fluidos biológicos y es, por tanto, uno de los métodos de elección para impulsar el desarrollo de métodos de diagnóstico no invasivos.

El estudio de la Proteómica requiere un esfuerzo multidisciplinar muy dependiente de sofisticada infraestructura y personal altamente especializado. Por eso, la implantación de plataformas tecnológicas dotadas con la instrumentación necesaria, costosa y dependiente de constante actualización y científicos expertos es esencial para facilitar el acceso de la comunidad científica al uso de estos recursos analíticos. La estructura en red de la plataforma ProteoRed-ISCIII, con implantación en nueve Comunidades Autónomas, permite disponer de alta tecnología capaz de responder a las cuestiones más complejas de la Proteómica en España.

 

Los comentarios están cerrados.