Nuevas pruebas vinculan la flora intestinal con la esclerosis múltiple

Autor IMIBIC

             Córdoba, 25 de abril de 2017

  • Un trabajo de la Universidad de Córdoba y el IMIBIC describe nuevos marcadores que prueban la conexión de la alteración de la microbiota con trastornos neuronales

Hasta que la ciencia encuentre una respuesta definitiva al porqué del desarrollo de la esclerosis múltiple, cualquier pista que ayude a entender este trastorno del sistema nervioso central seguirá impactando positivamente en la comunidad científica. Ese ha sido el caso del último trabajo publicado en la revista Neurotherapeutics por el grupo de investigación ‘Neuroplasticidad y estrés oxidativo’ de la Universidad de Córdoba, dirigido por el profesor Isaac Túnez, investigador del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC), con la colaboración del profesor René Drucker-Colín. Una investigación en la que se ha logrado describir cómo la posible alteración en la flora intestinal se relaciona directamente con el desarrollo de la esclerosis múltiple recurrente-remitente. Para ello se han utilizado dos biomarcadores indicadores de cambios en la microbiota que han servido para trazar el proceso en el que la alteración en la barrera intestinal desencadena el proceso inflamatorio que alterará la barrera hematoencefálica y terminará afectando al sistema nervioso y provocando el daño neurológico.

Ésta no es la primera vez que la comunidad científica vincula flora intestinal a la patología nerviosa, aunque sí la primera que se describe con ese nivel de detalle el comportamiento de los biomarcadores elegidos: los lipopolisacáridos de membrana bacteriana (LPS) asociado a alteraciones  de la flora intestinal y las proteínas LBP, tanto en modelo animal como en pacientes. De hecho, una de las innovaciones del trabajo realizado es haber logrado validar el modelo experimental habitual para el estudio de los procesos moleculares relacionados con la esclerosis múltiple, en el que se utiliza como organismo de ensayo la rata Dark Agouti, y confirmar que en él no se producen diferencias de sexo a la hora de desarrollar la patología.

Para Isaac Túnez, este trabajo no ha hecho más que abrir una nueva puerta por la que seguir profundizando en el conocimiento de la patología y, sobre todo, en los modelos experimentales que permiten ensayar posibles tratamientos que mejoren la vida de los millones de personas que padecen la enfermedad en el mundo.

Escribano, BM; Medina-Fernandez, FJ; Aguilar-Luque, M; Aguera, E; Feijoo, M; Garcia-Maceira, FI; Lillo, R; Vieyra-Reyes, P; Giraldo, AI; Luque, E; Drucker-Colin, R; Tunez, I. Lipopolysaccharide Binding Protein and Oxidative Stress in a Multiple Sclerosis Model. NEUROTHERAPEUTICS. Volumen 14, febrero 2017, pages 199 – 211.

Profesionales del Hospital Reina Sofía atienden a personas alérgicas al veneno de abejas de difícil control de toda España

Autor IMIBIC

Hoy finaliza el ‘Curso de manejo de insectos himenópteros’ donde especialistas en la materia profundizan en el conocimiento de estos insectos, sus utilidades clínicas y en la administración de vacunas para contrarrestar los efectos de sus picaduras a personas alérgicas

El Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba atiende en la actualidad a unos 350 pacientes con alergia al veneno de las abejas, de los que aproximadamente la mitad presenta difícil manejo por sus características inmunológicas. Lo habitual en el resto de hospitales españoles es que este subgrupo de pacientes suponga entre el 15 y 20%, si bien estas cifras se incrementan en Córdoba por la amplia trayectoria y especialización de los profesionales que atienden a estos pacientes, motivo por el que el Hospital recibe derivaciones  de cualquier lugar del país.

Como novedad, desde la Unidad de Gestión Clínica de Inmunología y Alergología del Hospital Reina Sofía, se llevan a cabo estudios que tratan de profundizar en los procesos del sistema inmune de estos pacientes, con escasa tolerancia al veneno de estos insectos. La directora de la Unidad de Gestión Clínica de Alergología del Hospital, Carmen Moreno, apunta que “hemos llegado a la conclusión de que la mayoría de estos pacientes de difícil control son alérgicos a un componente denominado Api m4, que, aunque ya sabíamos que su toxicidad era muy importante, ahora también conocemos que es muy significativo por su capacidad de producir alergia”.

En este sentido, la responsable de Alergología del centro añade que “coincide además que los pacientes con este perfil responden peor a las vacunas, por lo que es importante conocer qué cantidades de este componente está presente en la vacuna, ya que hasta ahora se consideraba un elemento poco relevante, para poder disponer de una inmunoterapia más específica y eficaz para pacientes de difícil manejo, fundamentalmente apicultores que sufren significativas reacciones adversas ante las picaduras y cuyo tratamiento se vuelve complicado”.

Este hallazgo es fruto del trabajo de investigación que lideran los alergólogos del Hospital Reina Sofía, con la participación de profesionales de otros centros. Precisamente, la revista americana ‘Annals of Allergy, Asthma and Immunology’, una de las principales de la especialidad, publicó el pasado año un estudio sobre esta cuestión.

Por otra parte, los alergólogos del hospital, en colaboración con el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC), acaban de recibir financiación pública para un nuevo proyecto a desarrollar durante los tres próximos años que busca comparar las diferencias entre los pacientes de difícil manejo y aquellos de fácil control durante la fase inicial de la inmunoterapia, es decir, en los primeros momentos tras recibir la vacuna. Se trata de un estudio pionero y multidisciplinar en el que se van a analizar cerca de una veintena de biomarcadores del sistema inmune para intentar conocer los cambios que se producen en esta primera etapa y que suelen estar relacionados entre ellos.

Curso de manejo de insectos himenópteros

Ayer comenzó una nueva edición del tradicional curso de manejo de insectos himenópteros (avispas y abejas) que anualmente organizan los alergólogos del Hospital Reina Sofía bajo la dirección la doctora Moreno. Este curso ha permitido formar ya a más de 500 especialistas de todo el país en sus distintas ediciones. El encuentro permite profundizar en el conocimiento de estos insectos y sus utilidades clínicas, así como en la administración de las vacunas para contrarrestar los efectos de sus picaduras a personas alérgicas.

El curso, que concluye hoy viernes, permite instruir en la materia al alumnado, fundamentalmente alergólogos y residentes de la especialidad, si bien este año también se suman biólogos, biotecnólogos e inmunólogos. Este encuentro se ha convertido en una formación referente a nivel nacional que alcanza este año su 18ª edición y a él asisten 21 profesionales procedentes de más de una decena de hospitales españoles.

Esta formación, que se desarrolla habitualmente en primavera, incluye una parte teórica y el test de repicadura (para comprobar la eficacia de la inmunoterapia) y se llevan a cabo en las instalaciones del hospital y del IMIBIC. Asimismo, para el manejo de los insectos los alumnos se desplazan hasta el Centro Andaluz de Apicultura, dependiente de la Universidad de Córdoba, ubicado en el Campus de Rabanales.

Centro de referencia en la materia y balance

El Hospital Reina Sofía es un centro de referencia en Andalucía para el test de repicadura de insectos himenópteros. Concretamente, la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica ha reconocido la excelencia de esta unidad por sus resultados con los tratamientos frente a las reacciones alérgicas al veneno de avispas y abejas. Los alergólogos del centro cordobés, que cuentan con una amplia experiencia en el tratamiento de estos pacientes, han diagnosticado y tratado ya a más 600 pacientes con alergia a himenópteros.

Cabe destacar igualmente que las pautas de inmunoterapia con venenos del Hospital Reina Sofía se han implantado en muchos de los hospitales españoles, varios europeos y alguno americano.

La hipersensibilidad al veneno de himenópteros es un problema clínico relevante, no tanto por la frecuencia de presentación como por la potencial gravedad de las reacciones que puede producir (urticarias, vómitos, diarrea, crisis de asma, bajadas de tensión e incluso la muerte). La vacuna tiene una fase de iniciación acelerada, por ello, se administran seis dosis al principio (cuatro en la primera visita y dos en la siguiente) repartidas en una semana y media. De esta forma, los pacientes quedan protegidos transitoriamente y a partir de este momento prosiguen un tratamiento que se suele prolongar una media de cinco años.

En los últimos 20 años ha cambiado notablemente la percepción de este problema (alergia a picaduras de insectos himenópteros) en los Centros de Atención Primaria del área de referencia del hospital de la capital y en los servicios de urgencias asociados.  Han aumentado las derivaciones de pacientes y el abordaje de la urgencia es más correcto. También ha crecido la educación del paciente en origen y su formación en el manejo de autoinyectores de adrenalina.

Por otro lado, la UGC de Inmunología-Alergología colabora estrechamente con el Centro de Referencia Nacional de Mastocitosis. La mastocitosis sistémica es una enfermedad rara que predispone a los episodios de anafilaxia. Una de sus formas se encuentra enmascarada bajo la alergia a picaduras de himenópteros. En el Reina Sofía se atienden a 16 pacientes con diagnostico confirmado de mastocitosis y otros 20 en fase de sospecha pendiente de confirmación.

Asimismo, el año pasado esta UGC obtuvo financiación del Instituto Carlos III para desarrollar un programa de investigación que busca biomarcadores de respuesta a la inmunoterapia con veneno de abeja, que en la actualidad está en curso. Resultados preliminares apuntan a un modelo de respuesta particular entre los pacientes que se dedican profesionalmente a la apicultura y que desarrollan una enfermedad más grave.

La Unidad de Medicina Nuclear del Hospital Reina Sofía reúne a expertos nacionales para analizar el abordaje de tumores neuroendocrinos

Autor IMIBIC

 

  • A lo largo del día, profesionales de diversas especialidades expondrán los diferentes procedimientos diagnósticos y terapéuticos existentes con el fin de protocolizar la atención a estos pacientes y fomentar la investigación

La Unidad de Medicina Nuclear del Hospital Reina Sofía reúne durante la jornada de hoy a expertos nacionales de diferentes especialidades para analizar el abordaje de tumores neuroendocrinos. El encuentro se estructura en tres mesas redondas en las que se profundizará en el diagnóstico de estos tumores, tratamiento y posicionamiento terapéutico.

El curso tiene un enfoque multidisciplinar y en el mismo participan múltiples especialidades del Hospital Reina Sofía (Cirugía, Radiología y Oncología Médica, entre otras), especialistas de referencia en el panorama nacional e investigadores del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC). Según ha explicado el director de la Unidad de Gestión Clínica de Medicina Nuclear, Juan Antonio Vallejo, “esta jornada se encuadra dentro de la acción que se desarrolla en el Hospital de protocolizar la atención a estos pacientes con tumores neuroendocrinos y de desarrollo de la investigación en este campo”.

Asimismo, Vallejo ha recordado la publicación, a finales del pasado año, de la Guía ‘Consenso de manejo de la terapia con péptidos marcados con radionúclidos en el tratamiento de tumores neuroendocrinos’, un documento en cuya elaboración ha participado el Hospital Reina Sofía y que persigue facilitar información a los profesionales sanitarios involucrados en el tratamiento de los tumores neuroendocrinos. En este sentido, el director de la UGC señala la utilidad de la Guía en este momento en el que se está iniciando precisamente este tratamiento.

Por su parte, la Unidad de Gestión Clínica de Endocrinología y Nutrición del Hospital Reina Sofía, María Ángeles Gálvez, ha resaltado la importancia de “la existencia de comités multidisciplinares” para avanzar en el diagnóstico de estos tumores.

Como novedad se presentan los procedimientos diagnósticos utilizando nuevos trazadores, especialmente el Galio-68, que próximamente estará disponible en España y la utilización de la terapia con radionúclidos, empleando el Lutecio-177. Esta opción terapéutica para pacientes con enfermedad metastásica ofrece un incremento significativo de la supervivencia y próximamente se integrará en la oferta terapéutica del Hospital Reina Sofía.

            Por otro lado, los profesionales del Hospital Reina Sofía y del IMIBIC también están desarrollando algunas líneas de investigación, en el grupo “Medicina nuclear”, cuyo responsable es el doctor Vallejo, y que se centran en cáncer de tiroides, tumores neuroendocrinos y patologías digestivas. Este grupo colabora en dichas líneas de investigación con el grupo “Hormonas y cáncer”, dirigido por el doctor Justo P. Castaño.

 

Tumores neuroendocrinos

Este año Córdoba se convierte en el centro de las actividades formativas en torno a los tumores neuroendocrinos, con varias jornadas científicas previstas, que culminarán con el Congreso Anual del Grupo Español de Tumores Neuroendocrinos (GETNE), que se celebrará durante la próxima semana.

Los tumores neuroendocrinos (TNE) son neoplasias poco frecuentes (2.5-5 nuevos casos/100.000/año), aunque su incidencia no ha parado de crecer en los últimos años. Uno de los aspectos que ha influido en este incremento es la mejora de las técnicas diagnósticas y el aumento en el conocimiento de esta enfermedad por parte de los clínicos involucrados en su diagnóstico y tratamiento.

Además, la prevalencia de estos tumores es relativamente alta debido a su larga supervivencia en comparación con otros tumores de comportamiento biológico más agresivo (carcinomas).

 

El Hospital Reina Sofía y el IMIBIC desarrollan un curso para optimizar la toma de decisiones médicas y mejorar los resultados en salud

Autor IMIBIC

                                               Córdoba, 19 de abril de 2017      

De izquierda a derecha, Juan Ruano, Justo P. Castaño, Teresa Molina, Marina Álvarez y José Ramón del Prado.

Unos 70 profesionales participarán en este ciclo de sesiones que les permitirá evaluar con mayor rigor la eficacia y seguridad de los nuevos métodos diagnósticos y las últimas opciones de tratamiento que van apareciendo

 El Hospital Universitario Reina Sofía, a través de las unidades de gestión clínica de Farmacia y de Dermatología, y el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC) están desarrollando un curso para optimizar la toma de decisiones médicas y mejorar las decisiones en salud, lo que permitirá evaluar con mayor rigor la eficacia y seguridad de los nuevos métodos diagnósticos y las últimas opciones de tratamiento que van apareciendo.

 El curso, coordinado por el facultativo de la UGC de Dermatología del Hospital, Juan Ruano, y el director de la UGC de Farmacia del Hospital, José Ramón Del Prado, se denomina “Revisiones sistemáticas y meta-análisis”. Se desarrollará todos los miércoles desde hoy hasta el próximo 7 de junio y contará con la participación de unos 70 profesionales de salud de la provincia de Córdoba, que estudiarán los fundamentos de la metodología y de las herramientas informáticas empleadas tanto para confeccionar como para evaluar las revisiones sistemáticas.

 La directora gerente del Hospital, Marina Álvarez, el director científico del IMIBIC, Justo Castaño, y la directora general de Investigación y Gestión del Conocimiento de la Consejería de Salud, Teresa Molina, han inaugurado esta tarde la primera sesión del curso. La directora general ha destacado la importancia y el papel que juega la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Andalucía (AETSA) en la producción de revisiones sistemáticas.

 La gerente del Hospital ha felicitado a los coordinadores y ha señalado que “esta formación es una oportunidad para ser mejores profesionales, para tener capacidad crítica, para conocer y profundizar en las herramientas que hacen nuestro trabajo más seguro y riguroso”.

 Por su parte, el director científico del IMIBIC, Justo P. Castaño, ha destacado la importancia de desarrollar este tipo de actividades formativas, pues permiten una aproximación más rigurosa al conocimiento científico, que es especialmente relevante para los investigadores jóvenes. Asimismo, ha agradecido a los doctores Ruano y Del Prado y a las unidades de gestión clínica de Dermatología y Farmacia del Hospital Universitario Reina Sofía su acierto y esfuerzo en la organización de este curso.

 Revisiones sistemáticas

Las revisiones sistemáticas son documentos técnicos que representan el método estándar para resumir la evidencia existente hasta el momento sobre algún aspecto concreto de la medicina. En esta línea, el el director de la Unidad de Gestión Clínica de Farmacia y coordinador del curso, José Ramón del Prado, ha señalado que “sus conclusiones sirven de base para el desarrollo de guías con las que se establecen las recomendaciones clínicas acerca de la idoneidad de cada una de las intervenciones diagnósticas o terapéuticas frente a otras opciones posibles, de manera que cuando los profesionales sanitarios toman sus decisiones basados en estos documentos, se obtienen mejores resultados en salud”.

 Desde el punto de vista metodológico, la revisión sistemática es la base del proceso de evaluación de tecnologías sanitarias. La evaluación de tecnologías sanitarias puede definirse, según Teresa Molina, “como una actividad investigadora, de carácter multidisciplinar, que estudia las consecuencias médicas, sociales, éticas y económicas del desarrollo, difusión y uso de la tecnología sanitaria”. En este sentido, los informes que produce la AETSA constituyen una herramienta de ayuda a la toma de decisiones a distintos niveles del SSPA: administración sanitaria, gestores, profesionales y pacientes, fundamental para mejorar la calidad y eficiencia del SSPA y garantizar su sostenibilidad. 

 

Datos

Cada semana se publican los resultados de unos 75 ensayos clínicos y 26 revisiones sistemáticas, con una media de 80 participantes por ensayo clínico, el número de pacientes que participan al año en este tipo de estudios supera los dos millones en todo el mundo.

 Estos datos muestran el enorme esfuerzo que supone generar una revisión sistemática, por lo que la participación en este curso de profesionales de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Andalucía (AETSA) es de gran interés, ya que son expertos en generar este tipo de documentos de síntesis que los profesionales clínicos utilizan para analizar la idoneidad de las opciones posibles en la práctica habitual.

 En la actualidad, el grupo del IMIBIC ‘Enfermedades inflamatorias cutáneas inmunomediadas’, dirigido por el dermatólogo del Hospital Reina Sofía Juan Ruano, está integrado en el Cochrane Skin Group y el Cochrane Bias Methods Group, dos grupos de trabajo de Cochrane, una institución internacional no gubernamental que, con carácter independiente y sin ánimo de lucro, realiza revisiones sistemáticas de alta calidad metodológica.

 

AETSA

En este contexto, la directora general ha recordado los valores sobre los que se asienta esta actividad científica de evaluación, como son “el rigor metodológico, transparencia e independencia científica”. Asimismo, ha añadido que “es clave también el carácter pluridisciplinar de los equipos que desarrollan la evaluación de tecnologías sanitarias, de los que forman parte, por sistema, los propios clínicos implicados en el uso de la tecnología, que aportan su experiencia y conocimiento del procesos asistencial en el que se integra este uso”. Más de 300 clínicos han colaborado con la AETSA en los últimos cuatro años.

Por último, la directora general ha resaltado la importancia del trabajo colaborativo entre las agencias evaluadoras, colaboración que aumenta la eficiencia en la evaluación y genera mayor capacidad de producción. En este sentido la AETSA es miembro de la Red Española de Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias y Prestaciones del Sistema Nacional de Salud y de EUnetHTA, red colaborativa de agencias públicas del espacio europeo, con la que actualmente está colaborando en el desarrollo de una Acción Conjunta, financiada con fondos europeos y que tiene por objetivo definir un modelo de colaboración estable para evaluación de tecnologías sanitarias a nivel europeo, para 2010.

 A nivel del Sistema Sanitario Público Andaluz la AETSA colabora estrechamente con las Comisiones Provinciales de Evaluación de Nuevos Productos Y Tecnologías del Servicio Andaluz de Salud, a las que apoya desde el punto de vista metodológico y en la producción de informes, promoviendo el trabajo colaborativo y en red entre ellas y la armonización de  procedimientos de trabajo. 

Un equipo de investigación del IMIBIC, la UCO y el Hospital Reina Sofía explora nuevos fármacos híbridos para tratar tumores intracraneales

Autor IMIBIC

• Realiza un estudio que muestra que los compuestos quiméricos dirigidos simultáneamente a receptores de somatostatina y dopamina podrían representar una valiosa herramienta para desarrollar nuevas terapias destinadas a tratar estas patologías

Córdoba, 12 de abril de 2017.- Investigadores del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC), la Universidad de Córdoba (UCO) y del Hospital Universitario Reina Sofía, han realizado un estudio colaborativo en el que exploran nuevos tratamientos farmacológicos para el tratamiento de algunos tumores endocrinos, concretamente de la hipósisis.

El estudio ha sido liderado por los investigadores del grupo Hormonas y Cáncer del IMIBIC, que dirigen los profesores Raúl M. Luque y Justo P. Castaño, del Departamento de Biología Celular, Fisiología e Inmunología de la UCO, que ha trabajado en estrecha colaboración con un numeroso equipo multidisciplinar de investigadores del Departamento de Ciencias Morfológicas de la UCO, y del Departamento de Medicina  de la Universidad de Illinois en Chicago (EEUU), así como con investigadores clínicos del Hospital Universitario Reina Sofía y de diferentes hospitales de Sevilla, Málaga, Jaén y Barcelona. El trabajo se centra en los tumores de la hipófisis, que es una glándula endocrina situada en la base del cráneo, que secreta las hormonas que controlan funciones tan vitales como el crecimiento, la reproducción, la lactancia materna, el metabolismo o el estrés y sirve para mantener el equilibrio general de las demás hormonas del organismo.

Los tumores hipofisarios, a pesar de ser considerados una enfermedad rara, representan el segundo tipo más frecuente de tumores intracraneales. Son tumores clasificados generalmente como benignos, pues muy raramente suelen producir metástasis, pero en realidad pueden ser altamente invasivos localmente y pueden provocar graves complicaciones e incluso la muerte, tanto por el riesgo que supone el crecimiento del tumor en un lugar tan delicado como es la base del cerebro, como por la sobreproducción hormonal que con frecuencia acompaña a estos tumores, como es el caso de un exceso de la hormona del crecimiento que provoca gigantismo cuando aparece en la infancia o adolescencia, o, cuando lo hace en la edad adulta, la enfermedad conocida como acromegalia.

En este sentido, en este trabajo publicado y liderado por los investigadores del IMIBIC y la UCO en la revista Scientific Reports, se han analizado los efectos terapéuticos de un nuevo fármaco (BIM-23A760), un compuesto quimérico con afinidad conjunta para receptores de somatostatina y dopamina, en una serie muy amplia de tumores hipofisarios operados en los hospitales universitarios de Córdoba, Sevilla, Málaga, Jaén y Barcelona, además de en muestras de hipófisis no tumorales humanas y de primates. Los resultados de este estudio aportan pruebas de que los compuestos quiméricos para receptores de somatostatina y dopamina pueden representar una valiosa herramienta para el diseño y desarrollo de nuevos fármacos para el manejo de los adenomas hipofisarios humanos y sus comorbilidades asociadas (sobreproducción hormonal y proliferación celular), puesto que dichos fármacos son capaces de reducir la secreción excesiva de hormonas de las células tumorales en cultivo, e incluso provocan la muerte de estas células, lo que permite proponer su futuro uso para el tratamiento del tumor.

Además los resultados de este trabajo indican que el estudio molecular del perfil de expresión de receptores en la muestra tumoral podría ayudar a predecir la respuesta en los pacientes y a seleccionar por tanto el tratamiento más adecuado, facilitando así una terapia personalizada en un futuro próximo.

Para más información: Alejandro Ibáñez-Costa, Laura M. López-Sánchez, Manuel D. Gahete, Esther Rivero-Cortés, Mari C. Vázquez-Borrego, María Ángeles Gálvez, Andrés de la Riva, Eva Venegas-Moreno, Luis Jiménez-Reina, Alberto Moreno-Carazo, Francisco J. Tinahones, Silvia Maraver-Selfa, Miguel Ángel Japón, Juan Antonio García-Arnés, Alfonso Soto-Moreno, Susan M. Webb, Rhonda D. Kineman, Michael D. Culler, Justo P. Castaño, Raúl M. Luque, BIM-23ªA760 influences key functional endpoints in pituitary adenomas and normal pituitaries: molecular mechanisms underlying the differential response in adenomas. Scientific Reports. 2017 Feb 09; 7: 42002.

NOTA: En la foto, los investigadores que han desarrollado el estudio.

Sobre el IMIBIC

El Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC) es uno de los 29 institutos acreditados en España para la investigación sanitaria por el Instituto de Salud Carlos III. El Instituto es un espacio de investigación multidisciplinar en el que trabajan conjuntamente científicos procedentes del ámbito universitario y sanitario para la mejora de la salud de los ciudadanos y el desarrollo social y económico de la provincia de Córdoba.

Fue creado en 2008 a partir de un acuerdo entre la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía y la Universidad de Córdoba.

www.imibic.org

Para más información: 671596948 montse.sans@imibic.org

La formación de los profesionales sanitarios en Medicina Personalizada de Precisión, clave para el futuro del Sistema Nacional de Salud

Autor IMIBIC

En la foto, de izquierda a derecha, Juan Cruz Cigudosa, la presidenta de la Fundación Instituto Roche, Consuelo Martín de Dios, y Justo P. Castaño.

• El Presidente de la Asociación Española de Genética Humana (AEGH), Dr. Juan Cruz Cigudosa, participa en el seminario del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC)

▪ La Medicina Personalizada de Precisión supone un cambio de paradigma en la forma de prestar la asistencia sanitaria, pues incorpora estrategias de prevención, diagnóstico y tratamiento más eficaces y seguras y aporta soluciones para garantizar la sostenibilidad de los sistemas sanitarios

Córdoba, 6 de abril de 2017.- “Es el momento de que España cuente con una Estrategia Nacional de Medicina Personalizada de Precisión, porque la experiencia en otros países europeos nos ha demostrado que es coste-eficaz”. Así se ha manifestado el doctor Juan Cruz Cigudosa, presidente de la Asociación Española de Genética Humana (AEGH), en una conferencia celebrada dentro del ciclo de seminarios del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC).

En este sentido, ha asegurado que implementar la medicina personalizada de precisión (MPP) en el Sistema Nacional de Salud no es tanto un problema económico, como de medios humanos. “Es necesario ofrecer la formación necesaria a los profesionales y abrir los hospitales a otros profesionales, como los bioinformáticos, los consejeros genéticos…” que a su juicio son indispensables para hacer realidad una verdadera medicina de precisión en beneficio de los pacientes.

En este encuentro formativo dirigido a profesionales sanitarios cordobeses dentro de los ciclos formativos que organiza el IMIBIC, el doctor Cigudosa ha pronunciado una conferencia bajo el título ‘La Medicina Personalizada de Precisión en España: realidades y perspectivas’, en la que ha señalado que la implementación de la Medicina Personalizada de Precisión en España sigue una estela al alza en términos de implementación. Sin embargo, ha admitido que “la adaptación de estas nuevas tecnologías, como la realización de test genómicos, no es todavía homogénea entre hospitales”.

El doctor Cigudosa se ha referido al documento de Recomendaciones para una Estrategia Nacional de Medicina Personalizada de Precisión, presentado el pasado 22 de marzo en Madrid por la Fundación Instituto Roche y elaborado por un grupo de expertos independientes, que cuenta con el aval de 10 sociedades científicas. “Es importante que dispongamos de un documento nacional que unifique el concepto de Medicina Personalizada de Precisión y permita establecer las líneas estratégicas sobre cómo debe implementarse”.

La MPP  favorece la segmentación de los pacientes según sus características moleculares y permite aplicar el abordaje preventivo, diagnóstico y tratamiento más adecuados en cada caso, lo que conduce a una medicina más eficiente. La detección de anomalías cromosómicas del feto o determinados test genéticos para la detección de algunos tumores son ejemplos prácticos de cómo la Medicina Personalizada de Precisión es ya una realidad en algunas áreas de la medicina y beneficia a miles de personas.

Esta medicina facilita la adaptación del tratamiento médico a las características individuales de cada paciente, identificando diferencias en la susceptibilidad a experimentar una determinada enfermedad, en la biología y/o el pronóstico de esta enfermedad, o en su respuesta a un determinado tratamiento. Supone un cambio de paradigma en la forma de prestar la asistencia sanitaria, pues incorpora estrategias de prevención, diagnóstico y tratamiento más eficaces y seguras, y aporta soluciones para garantizar la sostenibilidad de los sistemas sanitarios.

Por su parte, el director científico del IMIBIC, Justo P. Castaño, ha señalado que los avances y el futuro de la Medicina Personalizada de Precisión es un tema del máximo interés y de la máxima actualidad para el avance de conocimiento en múltiples enfermedades, no sólo en cáncer sino también en diabetes, obesidad, y muchos otros tipos de patologías. Por ello, ha insistido en que es importante que el personal sanitario conozca de primera mano los últimos avances y las perspectivas de futuro de la investigación que van a marcar el destino de la asistencia en las próximas décadas. “Los seminarios del IMIBIC pueden suponer una valiosa ayuda como complemento a la formación que recibe este personal desde el hospital”, ha añadido.

En el caso del IMIBIC, su director científico subraya que este organismo ha hecho también “una apuesta decidida y transversal por incorporar la medicina personalizada y de precisión a su investigación de cara al futuro, pero, de hecho, ya está integrada en el día a día de nuestros Programas Científicos de Investigación en problemas de salud”.

Dos ejemplos de ello son, como destaca el Dr. Castaño, el proyecto financiado por el Instituto de Salud Carlos III para la identificación de factores predictivos personalizados de la diabetes que permitan prevenirla y detectarla precozmente; y el segundo, en el campo de la biopsia líquida, en colaboración con el Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Reina Sofía, para detectar y personalizar la mejor estrategia de tratamiento para pacientes de cáncer de colon.

Así, concluye el director científico del IMIBIC, “gracias a las tecnologías disponibles en el instituto, y a nuestra decidida apuesta por la estrategia de medicina personalizada y de precisión, que hemos seleccionado como puntos clave de nuestro plan estratégico 2016-2020, vamos a aplicar estas aproximaciones a distintas patología en el futuro cercano. Ello nos permitirá hacer llegar los resultados de la investigación al tratamiento de los pacientes de una forma más efectiva y rápida”.

Sobre el IMIBIC

El Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC) es uno de los 29 institutos acreditados en España para la investigación sanitaria por el Instituto de Salud Carlos III. El Instituto es un espacio de investigación multidisciplinar en el que trabajan conjuntamente científicos procedentes del ámbito universitario y sanitario para la mejora de la salud de los ciudadanos y el desarrollo social y económico de la provincia de Córdoba.

Fue creado en 2008 a partir de un acuerdo entre la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía y la Universidad de Córdoba.

www.imibic.org

Para más información: 671596948 montse.sans@imibic.org