El doctor Justo Castaño asume la dirección científica del IMIBIC

Autor IMIBIC

Justo Castaño es desde hoy el nuevo director científico del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC), sucediendo así a Francisco Pérez Jiménez, que ocupaba el cargo desde su fundación en 2008. El Consejo Rector del Instituto ha aprobado el cambio de dirección científica en una reunión extraordinaria celebrada la semana pasada en Córdoba.

Justo Castaño es catedrático de la Universidad de Córdoba e investigador responsable del grupo de Hormonas y cáncer del IMIBIC. En los últimos años, Castaño ha compaginado estas responsabilidades con el puesto de subdirector científico del Instituto, entre 2009 y 2011 (formando equipo junto a Francisco Pérez Jiménez) y, posteriormente, con el cargo de vicerrector de Política Científica y Campus de Excelencia de la Universidad de Córdoba entre 2012 y 2014.

El nuevo director científico del IMIBIC afronta esta nueva posición “con enorme ilusión e idéntica responsabilidad, con la decidida vocación de continuar la excelente labor del equipo liderado por Francisco Pérez Jiménez y la determinación de seguir trabajando para que la investigación biomédica sea para Córdoba un motor de desarrollo social y económico”. Su propuesta plantea mirar al futuro apostando por la promoción de los jóvenes investigadores, reteniendo a los mejores talentos para que el centro siga evolucionando, reciclándose de forma exitosa y atrayendo jóvenes investigadores de excelencia que ayuden a consolidar el IMIBIC como un centro de referencia internacional. Para ello, la apuesta de Castaño pasa por continuar mejorando en la captación de fondos internacionales, priorizando los europeos, e impulsando la innovación y la transferencia como vía para reducir la brecha existente entre la investigación y la empresa.

Nueva estructura del equipo directivo

El Consejo Rector también ha aprobado un cambio en la estructura del nuevo equipo directivo que acompañará a Castaño en el liderazgo del Instituto. De este modo, se han creado dos subdirecciones científicas dedicadas a la coordinación de la investigación clínica y a la investigación básica respectivamente, reforzando así el carácter traslacional de la investigación que se desarrolla en el IMIBIC. En concreto, Manuel Tena-Sempere, catedrático de la Universidad de Córdoba y hasta ahora único subdirector científico del Instituto pasa a dirigir la investigación básica y José López Miranda, director de la Unidad de Gestión Clínica de Medicina Interna del Reina Sofía, se ocupará de dirigir la investigación clínica, esto es, ensayos clínicos y estudios observacionales con pacientes.

Perfil del nuevo director científico

Justo Castaño (Badajoz, 1964) es catedrático de Biología Celular en el Departamento de Biología Celular, Fisiología e Inmunología de la Universidad de Córdoba. Castaño se graduó en 1987 y obtuvo su doctorado en Ciencias Biológicas en la Universidad de Córdoba (1993) y completó su formación postdoctoral en la Medical University of South Carolina (Charleston, EE.UU).

A su desempeño como docente en la Universidad de Córdoba, se une una dilatada carrera investigadora, como acredita un factor de impacto acumulado de 530 puntos. Ha publicado más de 125 artículos científicos y 50 capítulos de libros y ha contribuido con más de 300 comunicaciones a congresos. Es editor jefe, revisor y miembro del consejo editorial de varias revistas especializadas en el campo de la Endocrinología. Además, ha sido presidente y miembro destacado de numerosas sociedades científicas. Justo Castaño también ha dirigido 10 tesis doctorales y posee 4 patentes.

Su investigación recientemente se ha dirigido a esclarecer la presencia y la relevancia funcional de los diferentes tipos de neuropéptidos y sus receptores en humanos, especialmente en tumores de hipófisis, tumores neuroendocrinos y cáncer de mama, tiroides y próstata. En particular, su grupo ha descubierto nuevas variantes truncadas de los receptores de somatostatina del subtipo 5 y una nueva forma de ghrelina, los cuales se sobreexpresan en diferentes tipos de tumores.

Principales hitos alcanzados

El hasta hoy director científico, Francisco Pérez Jiménez, deja el puesto tras siete años al frente del IMIBIC para continuar su actividad como catedrático de la Universidad de Córdoba y jefe de servicio de Medicina Interna del Hospital Reina Sofía e investigador co-responsable del grupo de Nutrigenómica y Síndrome Metabólico del IMIBIC. Durante el periodo en el que ha sido director, se han completado tres hitos que han permitido la consolidación del Instituto. Uno de ellos es haber conseguido acreditar al centro como instituto de investigación sanitaria por el Instituto de Salud Carlos III. El segundo logro ha sido la construcción del nuevo edificio del Instituto. Por último, ha impulsado la investigación clínica a través de la puesta en marcha de una Unidad de Ensayos Clínicos Fase I y de la adaptación de un nuevo espacio que aumentará la disponibilidad y los recursos para que los pacientes de Córdoba puedan mejorar su acceso a los tratamientos más novedosos a través de los ensayos clínicos.

En el ámbito de la producción científica, en estos años se ha incrementado en un 60% el factor de impacto de sus publicaciones. La captación de fondos a través de proyectos de investigación, ensayos clínicos y convenios con empresas ha ido in crescendo desde la creación del Instituto, alcanzando en 2013 un presupuesto de 9,4 millones de euros. La preocupación por la trasferencia y la generación de riqueza -una de las grandes apuestas del IMIBIC- se refleja en la puesta en marcha de tres grandes proyectos de Compra Pública Precomercial, uno de ellos el recientemente presentado Proyecto Broca, y el haberse convertido en un centro de referencia en la región andaluza con 57 patentes, 11 de ellas licenciadas a empresas y 5 spin-off creadas en el seno del Instituto.

Durante estos años, Pérez Jiménez ha reivindicado con frecuencia el importante papel de la investigación como herramienta para el desarrollo social y económico de Córdoba, siempre bajo la premisa de mejorar la calidad de vida de las personas. Además, siempre ha transmitido que el Instituto es un proyecto en el que se implican varias instituciones pero que debe ser un proyecto de todos los cordobeses, con cuyo constante apoyo se conseguirá que en el futuro el Instituto sea referente en innovación y conocimiento y un motor de desarrollo social y económico para la provincia.

Dermatólogos del Hospital Reina Sofía y pacientes revisan las novedades en el tratamiento y la investigación en psoriasis

Autor IMIBIC
Foto cortesía de Manuel Murillo (Diario Córdoba)

Foto cortesía de Manuel Murillo (Diario Córdoba)

Dermatólogos del Hospital Universitario Reina Sofía y más de un centenar de pacientes con diagnóstico de psoriasis se reúnen hoy en el salón de actos del centro hospitalario en la primera edición de una jornada sobre investigación en esta enfermedad para poner al día las novedades más recientes y resolver todas aquellas dudas que se puedan plantear. Alrededor de 10.000 personas padece esta enfermedad en Córdoba.

El tratamiento precoz de esta enfermedad, que tiene un impacto físico y psicológico grave, es fundamental para aumentar la esperanza y calidad de vida de los enfermos. El encuentro de hoy permitirá repasar los 10 años de historia de la Unidad de Psoriasis del Hospital Reina Sofía con las intervenciones del responsable de Dermatología del centro, Antonio Vélez y de la reumatóloga María Dolores López.

El pasado año se creó la Unidad Multidisciplinar de Psoriasis y Artritis Psoriásica y desde entonces alrededor un centenar de pacientes ha sido evaluado aquí por los especialistas, en una unidad que favorece el diagnóstico precoz de la artritis psoriásica y la aplicación de tratamientos individualizados (un tercio de los pacientes con psoriasis puede desarrollar artritis psoriásica).

Además, bajo el título ‘Impacto familiar y social de la psoriasis en España’, el delegado de la Asociación de Pacientes de Psoriasis y Familiares ‘Acción Psoriasis’ en Andalucía, Antonio Manfredi, explica en este encuentro cómo viven la patología sus protagonistas, quienes la sufren a diario.

Manfredi explica que “informar al paciente de forma rigurosa y ofrecer espacios  de intercambio de experiencias para afectados son las principales líneas de actuación de nuestra asociación. Por este motivo, Acción Psoriasis organiza y participa, a lo largo del año, en jornadas, como la que celebraremos hoy en Córdoba”. Además, destaca la importancia de que “hospitales y centros de investigación se involucren en la labor de informar al paciente y divulgar sobre la patología”.

El encuentro concluirá con un homenaje al catedrático en Dermatología José Carlos Moreno Giménez, que hasta 2013 y durante 16 años ha sido el jefe de servicio de Dermatología del Hospital Reina Sofía. Entre sus principales aportaciones figura la creación de un servicio puntero a nivel nacional referente para el abordaje de determinadas patologías, entre ellas la psoriasis, que ha permitido que muchos cordobeses y andaluces se hayan beneficiado de los tratamientos más novedosos y efectivos para resolver los problemas de la piel. José Carlos Moreno ha sido también presidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología y destaca por su constante implicación en pro de la mejora de la salud de los pacientes.

 

Investigación

Este encuentro se completa mañana sábado 11 de abril con una reunión científica en el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC), en la que expertos en investigación en psoriasis expondrán las principales líneas de investigación en las que trabajan. Así, el investigador principal del recién creado grupo emergente del IMIBIC ‘Enfermedades Inflamatorias Cutáneas Inmunomediadas’ y facultativo especialista en Dermatología, Juan Ruano, dará a conocer las líneas de trabajo abiertas en Córdoba centradas en el estudio de aquellas enfermedades cutáneas con base inflamatoria de alta prevalencia o gravedad como la psoriasis.

Los estudios de este grupo se basan en la aplicación de la genómica en Dermatología a fin de conocer a qué fármacos responden mejor los pacientes. Concretamente, en el campo de la psoriasis, el empleo de las técnicas de genómica pretende orientar a los clínicos sobre la conveniencia de aplicar un tratamiento u otro en función de sus variaciones genéticas, y de este modo llegar a la individualización de la atención.

En la actualidad, tienen en marcha varios proyectos de investigación centrados en identificar qué factores clínicos, sociodemográficos o moleculares pueden estar influyendo en la variabilidad observada en la respuesta de estos pacientes a los fármacos biológicos. Para ello, han logrado reunir en el Hospital Reina Sofía la mayor colección andaluza de muestras biológicas donadas por pacientes con psoriasis moderada y severa preservadas. En los próximos años, analizarán cómo influyen sobre esta enfermedad diversos polimorfismos genéticos. Por otra parte, este grupo también ha iniciado colaboraciones para el desarrollo de nuevos fármacos efectivos contra la psoriasis.

Actividad asistencial

Los tratamientos de primera elección para las personas afectadas por psoriasis se basa en la exposición a rayos ultravioletas A y B y la administración de inmunosupresores, mientras que como medicación de segunda línea -que se emplea cuando los anteriores dejan de ser efectivos- se sitúan las terapias biológicas, con muy buenos resultados, ya que logran controlar la patología y reducir las crisis.  En los últimos años la Unidad de Psoriasis del complejo sanitario ha atendido aproximadamente a 500 pacientes en estadios graves de la enfermedad que, en su mayoría, logran controlar los síntomas y reducir las crisis con los nuevos tratamientos.

El concepto de psoriasis como enfermedad exclusivamente de la piel ha cambiado en los últimos años. En estos momentos se aborda como una enfermedad inflamatoria que comparte origen genético y perfil inflamatorio con otras tan importantes como la artritis psoriásica (que es destructiva en muchos casos), la enfermedad inflamatoria intestinal, la enfermedad cardiovascular grave y el síndrome metabólico.

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria de la piel no contagiosa, que sigue un curso crónico, apareciendo y desapareciendo en diferentes lugares del cuerpo. Se estima que entre el 1,5 y 2% de la población padece psoriasis, siendo ésta una de las enfermedades mediadas inmunológicamente más prevalentes en el mundo. Su causa es una alteración en el sistema inmunológico que provoca una cascada inflamatoria de las defensas del organismo que termina manifestándose con una producción exagerada de células de la epidermis. Los efectos físicos de esta enfermedad se identifican fácilmente, ya que se manifiesta con la aparición de manchas rojas en la piel.

El Hospital Reina Sofía cuenta desde hace un año con nueva unidad multidisciplinar para atender a pacientes con psoriasis que también sufren artritis psoriásica, una patología que puede llegar a afectar al 30% de los psoriásicos. Se trata de dos enfermedades crónicas altamente incapacitantes.

La unidad incluye dos consultas semanales que funcionan de manera simultánea, una de dermatología y otra de reumatología. Esto permite que los pacientes con psoriasis con sospecha de estar afectados también por este tipo de artritis, o viceversa, sean vistos por ambos especialistas, que trabajan en consultas contiguas y de manera muy coordinada.