La dieta mediterránea reduce un 30% el riesgo de infarto e ictus

Autor IMIBIC

  • Es la principal conclusión del estudio PREDIMED,  el mayor ensayo clínico realizado en España y uno de los principales de nutrición del mundo
  • El coordinador de la red PREDIMED, Miguel Ángel Martínez, ha presentado por primera vez en Córdoba los resultados de este estudio publicado en 2013 por la revista científica ‘New England Journal of Medicine’
  • En Córdoba investigadores del IMIBIC desarrollan el estudio CORDIOPREV, cuyo objetivo es demostrar los beneficios de la dieta en pacientes que ya han tenido un problema cardiovascular

Córdoba, 16 de enero de 2014.- Las personas con alto riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares pueden prevenir su aparición mediante la adopción de una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra o frutos secos. Esta es la principal conclusión del estudio PREDIMED, que ha sido presentado hoy en Córdoba por Miguel Ángel Martínez-González, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra, en el marco del ciclo de seminarios del IMIBIC.

A lo largo de casi diez años, científicos españoles de diversas universidades y centros de investigación españoles participaron en este estudio financiado en su mayor parte por el Instituto de Salud Carlos III, organismo adscrito a la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación del Ministerio de Economía y Competitividad.

PREDIMED es el acrónimo de “Efectos de la dieta mediterránea en la prevención primara de la enfermedad cardiovascular”. El objetivo del estudio era analizar a largo plazo la intervención nutricional con dieta mediterránea para así poder evaluar su eficacia en la prevención primaria de enfermedades cardiovasculares. Para ello, se planificó y realizó una intervención dietética prolongada en personas con alto riesgo cardiovascular cambiando el patrón alimentario de sus casi 7.500 participantes.  Durante la investigación, se analizaron las diferencias entre tres dietas: dos de ellas de tipo mediterráneo, suplementadas con aceite de oliva o con frutos secos, y otra baja en grasas.

Tras un seguimiento personal de los voluntarios durante casi cinco años, se observó que aquellos que siguieron las dietas mediterráneas suplementadas sufrieron menos eventos cardiovasculares graves que los que siguieron la dieta baja en grasas. En concreto, el patrón de dieta mediterránea suplementada consiguió reducir en un 30% el riesgo de infarto de miocardio, ictus o muerte cardiovascular.

La dieta mediterránea, también eficaz en la prevención de la diabetes de tipo 2

El ensayo PREDIMED ya ha dado lugar a más de 160 artículos que han sido publicados por las revistas científicas más prestigiosas. El último acaba de ser recogido por “Annals of Internal Medicine” y demuestra que es posible reducir el riesgo de sufrir diabetes en un 40% tan solo cambiando únicamente el patrón dietético, en concreto, sometiéndose a una dieta mediterránea basada en aceite de oliva virgen extra.

Nuevos retos: el estudio CORDIOPREV

El estudio PREDIMED ha aportado solidez científica y ha abierto nuevas vías para que futuras líneas de investigación avancen en este campo. Por ejemplo, en Córdoba, el grupo de Nutrigenómica y Síndrome metabólico del IMIBIC desarrolla el estudio CORDIOPREV. Se trata de un estudio cuyo objetivo es demostrar los beneficios de la dieta en prevención secundaria, es decir, en pacientes que ya han tenido un problema cardiovascular. Es un proyecto de intervención dietética que comenzó en 2009 y en el que 1004 pacientes con enfermedad cardiovascular previa siguen, por un lado, una dieta baja en grasas y, por otro lado, una dieta de tipo mediterráneo. La duración aproximada es de 5 años y se espera tener los primeros resultados para 2015.