Investigadores del IMIBIC y la UCO descubren que, tras superar un cáncer de mama, las mujeres podrían sufrir dificultades laborales relacionadas con aislamiento social

Autor IMIBIC

• El estudio destaca que se producen con frecuencia problemas relacionados con el acceso al empleo y mantenimiento del puesto de trabajo

 

Córdoba, 24 de mayo de 2017.- Investigadores de los grupos “Genética y enfermedades del comportamiento” y “Psicología Aplicada” del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC) y la Universidad de Córdoba (UCO), han realizado un estudio en el que han descubierto que las mujeres, tras superar un cáncer de mama, pueden experimentar sentimientos relacionados con una menor necesidad de participar en actividades de tipo social, lo que repercute negativamente en su actividad laboral.

Este trabajo, realizado por los doctores Francisco García-Torres, Rosario Castillo-Mayén, y Francisco J. Alós, investigadores de los grupos GC-20 “Genética y enfermedades del comportamiento” y GE-04 “Psicología aplicada” y profesores de Psicología de la Facultad de Ciencias de la Educación, y publicado en la revista Psycho-Oncology, se ha realizado tomando como referencia el estudio de un total de 60 mujeres divididas en dos grupos, el primer grupo constaba de 30 mujeres diagnosticadas de cáncer de mama, que habían finalizado el tratamiento consistente en mastectomía, quimioterapia y radioterapia en la mayoría de las ocasiones. El otro grupo estaba constituido por otras 30 mujeres sin historia clínica previa de cáncer.

Los investigadores han observado que tras padecer un cáncer de mama, las mujeres sufren con frecuencia problemas relacionados con el acceso al mercado laboral y el mantenimiento del puesto de trabajo, lo que se traduce en una elevada tasa de paro, trabajos a tiempo parcial y absentismo. Para explicar estos problemas, se han investigado diferentes variables entre las que se encuentra la personalidad.

Independientemente de la situación del mercado laboral en España, pues se obtienen resultados similares en otros países, los investigadores han considerado que es posible que en las mujeres que han padecido cáncer aparezcan unos mayores índices de aislamiento social como consecuencia de la enfermedad, probablemente debidos, por una parte, a sentirse diferentes a los demás, y por otra, a la respuesta de rechazo que puede producirse en su entorno laboral, lo que puede influir negativamente en la búsqueda y el mantenimiento del empleo.

Los autores del estudio han concluido que sería necesario incluir estrategias de mejora en las habilidades de comunicación en el lugar de trabajo, con el fin de limitar el impacto de este aislamiento social que puede aparecer en las pacientes de cáncer.

Para más información: García-Torres F, Castillo-Mayén R, Alós FJ. Psychoticism and employment status in breast cancer survivors. Psycho-Oncology. 2017. https://doi.org/10.1002/pon.4417

Nota: En la foto, de izquierda a derecha Francisco J. Alós, Francisco García-Torres y Rosario Castillo-Mayén.

 

Sobre el IMIBIC

El Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC) es uno de los 29 institutos acreditados en España para la investigación sanitaria por el Instituto de Salud Carlos III. El Instituto es un espacio de investigación multidisciplinar en el que trabajan conjuntamente científicos procedentes del ámbito universitario y sanitario para la mejora de la salud de los ciudadanos y el desarrollo social y económico de la provincia de Córdoba.

Fue creado en 2008 a partir de un acuerdo entre la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía y la Universidad de Córdoba.

www.imibic.org

Para más información: 671596948 montse.sans@imibic.org

El Hospital Reina Sofía participa en una investigación europea sobre enfermedades autoinmunes con el reclutamiento de 200 pacientes

Autor IMIBIC

Córdoba, 11 de mayo de 2017

Andalucía lidera este proyecto impulsado por profesionales de la sanidad pública, con más de 22 millones de financiación, y que estudia, entre otras patologías, el lupus, enfermedad de la que se ayer conmemoró su día mundial

  El Hospital Universitario Reina Sofía participa en una investigación europea sobre enfermedades autoinmunes con el reclutamiento de 200 pacientes. Andalucía lidera este proyecto impulsado por profesionales del sistema sanitario público de Andalucía del centro de investigación genómica y oncológica Genyo, en Granada. Concretamente, en  el caso del Sistema Sanitario Público de Andalucía participan, además de profesionales del Hospital Reina Sofía y de los investigadores de Genyo, grupos de investigación de los hospitales San Cecilio (Granada) y Regional de Málaga.

En este sentido, el grupo de profesionales del Hospital coordina al resto de grupos del Servicio Andaluz de Salud (dos de Granada y otro de Málaga), bajo la supervisión del director de la Unidad de Gestión Clínica de Reumatología del Hospital, Eduardo Collantes.

Todos estos profesionales acaban de concluir la fase de reclutamiento de los 2.500 pacientes afectados de enfermedades autoinmunes que participarán en un proyecto europeo en el que intervienen 28 entidades internacionales, del ámbito público y privado, con el objetivo de mejorar el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades sistémicas autoinmunes (un grupo de patologías caracterizado por una disfunción del sistema inmunitario que ataca a más de un órgano). Entre estas enfermedades, se encuentra el lupus, patología de la que ayer se conmemoró su día mundial.

El trabajo, coordinado por Marta Alarcón Riquelme, investigadora principal en Genyo y líder del proyecto, comenzó en febrero de 2014 con una duración de cinco años y cuenta con un presupuesto total de 22,7 millones de euros cofinanciados por la Iniciativa de Medicamentos Innovadores, iniciativa público-privada participada por la Unión Europea y la Federación Europea de Asociaciones e Industrias Farmacéuticas. Se trata del único proyecto de estas características en Andalucía y de uno de los dos únicos que existen en todo el país.

Denominado Precisesads, en él participa una extensa red de expertos europeos de pequeñas y medianas empresas biomédicas, farmacéuticas, administraciones públicas, universidades, profesionales sanitarios e investigadores. En total, 28 instituciones de 12 países que durante 5 años trabajan juntas en la creación de un mapa molecular que pueda servir de base para desarrollar nuevos tratamientos para las enfermedades autoinmunes.

En este sentido, en el marco del proyecto, se han reclutado a más de 2.500 pacientes afectados de lupus eritematoso sistémico; esclerosis sistémica progresiva o escleroderma; síndrome de Sjögren (enfermedad caracterizada por afectar a las glándulas encargadas de producir saliva, lágrimas o secreciones mucosas pero que además está considerada también una enfermedad reumática); artritis reumatoide; el síndrome antifosfolípido (estado autoinmune que aumenta el riesgo de trombosis tanto en arterias como en venas y ciertas complicaciones relacionadas con el embarazo, como abortos espontáneos, muerte fetal o partos prematuros) y la enfermedad mixta del tejido conjuntivo (una combinación de lupus eritematoso, artritis reumatoide y escleroderma), así como pacientes que muestran sintomatología de las enfermedades pero que no han recibido diagnóstico.

En el caso de Córdoba, las 200 personas reclutadas se dividen en cinco grupos: pacientes con lupus, artritis reumatoide, Esclerodermia, síndrome Sjögren y un quinto grupo de pacientes con formas clínicas de solapamiento entre enfermedades. Además, el director de la UGC, Eduardo Collantes, ha destacado el trabajo que desde el Instituto de Investigación Biomédica (IMIBIC), se ha venido realizando en paralelo al reclutamiento de pacientes. Concretamente, se ha desarrollado una purificación de células del sistema inmune para analizar su perfil y hacer una caracterización pormenorizada mediante Citometría de flujo.

Con ello, lo que se pretende es buscar perfiles moleculares comunes entre quienes padecen estas enfermedades, para lo cual, además, el proyecto establece que se compararán con 600 individuos sanos a fin de determinar únicamente aquellas características moleculares que causan enfermedad. El Hospital Reina Sofía ya ha reclutado a 40 individuos sanos para incluirlos en el proyecto.

Combinando un gran número de datos a nivel celular, genómico, molecular y metabólico, con este proyecto “esperamos encontrar los mejores biomarcadores para que, una vez conocidos y estudiados, acelere el proceso de diagnóstico y tratamiento para estas enfermedades”, según explica Marta Alarcón Riquelme. “La combinación de datos a partir de muestras obtenidas a la vez en cada uno de estos pacientes es único y nos dará la respuesta que en muchas ocasiones es difícil de lograr con poca financiación”, aclara la doctora Alarcón, quien indica que “los resultados del trabajo permitirán crear una nueva clasificación molecular de las enfermedades sistémicas autoinmunes, algo que nunca se había intentado antes”.

Según los expertos, muchos pacientes presentan criterios de algunas de estas enfermedades pero no han sido diagnosticados de forma definitiva de ninguna de las patologías mencionadas, por lo que este proyecto tiene también como objetivo determinar si estos enfermos comparten características moleculares con esas enfermedades para poder ayudar así a su diagnóstico temprano.

Investigación colaborativa e intercambio de conocimiento

Proyectos como este permiten el intercambio de conocimiento entre expertos de distintos puntos del mundo y fomentan una investigación colaborativa, lo que propicia, además, que se compartan los recursos disponibles en cada uno de los centros participantes. Todo ello, con el fin último de mejorar la calidad de vida de los pacientes con enfermedades autoinmunes.

Por otra parte, en el proyecto están presente instituciones como el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge, el Instituto Karolinska de Suecia, la Universidad de Ginebra, entre otros, y las empresas Atrys, Bayer, Sanofi-Genzyme y la multinacional UCB, coordinadora de la vertiente farmacéutica del proyecto y representante de las entidades que participan en él y que dependen de la Federación Europea de las Asociaciones de Industrias Farmacéuticas.

La investigación en la sanidad andaluza

Este proyecto es una muestra más de la participación de los profesionales de la sanidad andaluza en las investigaciones europeas e internacionales a través de distintos proyectos y colaboraciones. Esta participación, que se ha incrementado en los últimos tiempos, demuestra que la Ciencia realizada en Andalucía tiene un elevado nivel de competitividad y excelencia.

Para favorecer la presencia del Sistema Sanitario Público de Andalucía en consorcios, proyectos y demás colaboraciones a nivel internacional, la Consejería de Salud cuenta con diversos programas e iniciativas orientados a tal efecto. En concreto, la Oficina de Proyectos Internacionales del Sistema Sanitario Público (OPI-SSPA), dependiente de la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud, tiene como objetivo facilitar y mejorar la participación de los profesionales de la sanidad andaluza y de los centros adscritos a la Consejería de Salud en programas internacionales de I+D+i, en especial los promovidos por la Unión Europea, ofreciéndoles un soporte integral para la detección de oportunidades y el desarrollo y la presentación de propuestas.

La OPI-SSPA funciona como plataforma de apoyo a investigadores y a gestores de I+D+i. Su actividad está orientada a fomentar la participación de los profesionales en los programas de financiación europeos e internacionales, además de garantizarles el acceso a la información sobre oportunidades de financiación y ofrecerles asesoramiento y formación.

La Oficina de Proyectos Internacionales organiza y presta sus servicios junto al resto de entidades que conforman la Red de Fundaciones Gestoras de la Investigación en el Sistema.

VIVACELL BIOTECHNOLOGY ANUNCIA UNA INVERSIÓN DE 3,2 MILLONES DE EUROS

Autor IMIBIC

Córdoba, 9 de mayo de 2017

  • Con esta operación, la compañía profundiza aún más su relación con la canadiense Emerald Health Group

Vivacell Biotechnology España SL (Vivacell), una compañía de desarrollo de fármaco en fase preclínica e instalada en el Parque Científico Tecnológico de Córdoba, Rabanales 21, ha firmado recientemente un nuevo compromiso de inversión de 3,2 millones de euros de la compañía canadiense Emerald Health Research Inc (Emeral). Esta inversión se utilizará para apoyar los programas de investigación y desarrollo de fármacos derivados del cannabis que están llevando a cabo desde VivaCell.

Esta inversión consolida aún más la relación de VivaCell con Emerald, ya iniciada en 2015. Al mismo tiempo, Emerald ha nombrado a dos representantes adicionales en la Junta Directiva de VivaCell, entre el que se encuentra el nombramiento del Dr. Avtar Dhillon (fundador y CEO de Emerald Health Sciences) como presidente de VivaCell.

La firma Vivacell es pionera a nivel mundial en investigación y desarrollo de fármacos que se dirigen al sistema endocannabinoide y tiene seis patentes internacionales sobre nuevas entidades químicas diseñadas para actuar en ese sistema. El fundador de VivaCell y profesor de la Universidad de Córdoba (UCO), el doctor Eduardo Muñoz ha explicado que “es el nivel de excelencia en la investigación realizada en VivaCell, en colaboración con centros de investigación de alto prestigio internacional, como son el IMIBIC, la UCO, el Instituto Ramón y Cajal o la Universidad Complutense de Madrid, lo que nos ha permitido generar un proyecto altamente competitivo que atrae la inversión a nuestra empresa”.

Según explica la directora general de Vivacell, Mari Luz Bellido, “el objetivo de la compañía es investigar y desarrollar nuevas moléculas que ofrezcan soluciones farmacéuticas para las enfermedades que se dirigen al sistema endocannabinoide y que actualmente no tienen cura como la Esclerosis Múltiple, la Enfermedad de Huntington y la Esclerodermia”. Además, Bellido ha indicado que “esta inversión nos permitirá trabajar estrechamente con Emerald para lograr progresos significativos en el desarrollo de nuestros productos, ya que se espera que los estudios clínicos en humanos comiencen en el año 2018″.

Emerald Health Research, Inc.

Emerald Health Research, Inc., miembro del grupo Emerald Health Sciences, se centra en la investigación y el desarrollo inicial de nuevas entidades químicas dirigidas a impactar en el sistema endocannabinoide.

 

Vivacell Biotechnology España SL

VivaCell Biotechnology España SL es una empresa española dedicada a la investigación de nuevas entidades químicas relacionadas con el sistema endocannabinoide, como fármacos para el tratamiento de enfermedades inflamatorias y neurodegenerativas.

Convocado el IV Premio de Innovación Biomédica IMIBIC-Roche

Autor IMIBIC

Córdoba, 5 de mayo de 2017.- El Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC), en colaboración con la compañía Roche, ha convocado el IV Premio de Innovación Biomédica, que tiene como objetivo detectar el conocimiento generado en el sector sanitario de la provincia de Córdoba, y fomentar el desarrollo de ideas innovadoras que puedan ser desarrolladas, protegidas y transferidas al mercado en el futuro.

En esta edición se otorgarán dos premios, cada uno de 3.000 euros, uno en la categoría de “Proyectos de innovación basados en nuevas ideas o resultados derivados de la práctica asistencial”, y otro en la de “Proyectos de innovación basados en nuevas ideas o resultados derivados de la investigación biomédica”.

Se podrán presentar proyectos de desarrollo basados en unos resultados o experiencias preliminares ya contrastados y que muestren potencial de transferencia al sistema sanitario, proyectos emprendedores con ideas de negocio de nuevos productos o servicios, ideas patentadas o registradas que impliquen el desarrollo de dispositivos médicos, servicios, herramientas de diagnóstico, software médico y de gestión de nuevas terapias, así como nuevas líneas de productos y procesos que posibiliten una mejora en la práctica asistencial.

Esta convocatoria, que permanecerá abierta hasta el próximo 29 de mayo, está dirigida a profesionales de las consejerías de Salud, y Economía y Conocimiento, la Universidad de Córdoba, así como a los profesionales de los distritos sanitarios de la provincia de Córdoba. Los interesados podrán formalizar su inscripción en la web del IMIBIC, www.imibic.org.

Investigadores del IMIBIC, Reina Sofía y UCO participan en un estudio que evalúa el riesgo de reactivación de la enfermedad de Crohn tras suspender el tratamiento

Autor IMIBIC
  • Se trata de un trabajo desarrollado por profesionales de 78 hospitales españoles sobre pacientes tratados con fármacos biológicos anti-TNF

Córdoba, 4 de mayo de 2017.- Investigadores del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC), el Hospital Universitario Reina Sofía y la Universidad de Córdoba (UCO), han participado en un estudio desarrollado por investigadores de 78 hospitales españoles, en el que han evaluado el riesgo de reactivación de la enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa tras la suspensión del tratamiento con fármacos biológicos anti-TNF.

Este estudio, publicado en American Journal of Gastroenterology, se ha realizado sobre 1.055 pacientes, a los que se ha evaluado la posibilidad de que se reactiven estas patologías tras dejar el tratamiento con fármacos biológicos anti-TNF, usados para estas enfermedades inflamatorias intestinales en pacientes en los que se consiguió el control de la inflamación con dichos fármacos.

El trabajo, coordinado por la Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal del Hospital Universitario La Princesa (Madrid), concluye que la suspensión de dicho tratamiento no puede generalizarse para todos los pacientes en la práctica clínica, ya que, aproximadamente, la mitad de los pacientes que suspendieron el tratamiento presentaron una reactivación de la enfermedad. Por tanto, antes de dejar estos fármacos, se deben revisar cuidadosamente las características del paciente y su enfermedad y tomar una decisión individualizada, analizando los riesgos y beneficios de cada estrategia con el paciente, según ha indicado la responsable de la Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal de la Unidad de Gestión Clínica de Aparato Digestivo del Hospital Reina Sofía, profesora de la UCO e investigadora del IMIBIC, Valle García.

Los resultados del estudio son muy relevantes para la atención de los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal en tratamiento con fármacos anti-TNF, pues casi la mitad de los pacientes presentaron una reactivación de su enfermedad, con una tasa por año de seguimiento del 18% y, además, se han identificado factores que pueden ayudar a decidir si es conveniente suspender el tratamiento el algún momento.

La doctora García ha destacado que los pacientes con mayor edad y aquellos que recibían tratamiento de mantenimiento con fármacos inmunosupresores tras la suspensión del anti-TNF eran los que tenían un menor riesgo de reactivación. Sin embargo, la gran mayoría de pacientes (75%) a los que se volvió a administrar el tratamiento anti-TNF cuando se produjo la reactivación tras la suspensión, alcanzaron nuevamente el control de su enfermedad de una manera segura.

Tras conocer los resultados de este trabajo, el Hospital Reina Sofía ha puesto en marcha otro estudio independiente y con la participación de varios centros, coordinado por el doctor José Manuel Benítez, facultativo especialista de área de Aparato Digestivo en el hospital Reina Sofía, en el que se evaluará la estrategia de “desintensificar” el tratamiento biológico con anti-TNF en aquellos pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal que precisaron intensificarlo de forma previa para el control de la enfermedad.

Este tipo de estudios es ejemplo, ha asegurado la doctora García, de la “potencia de la investigación colaborativa en el marco de las asociaciones médicas y científicas, ya que se consiguen evaluar estrategias terapéuticas en cohortes amplias de pacientes, que aportan información relevante para aplicar al manejo clínico de nuestros pacientes y ofrecer una asistencia de máxima calidad”.

Nota: En la foto, de izquierda a derecha, Eva Iglesias, Valle García, José Manuel Benítez, Rosario Medina, y Patricia Aguilar.

 

Fallece Enrique Aguilar Benítez de Lugo, pieza clave en la creación del IMIBIC

Autor IMIBIC

Córdoba, 4 de mayo de 2017.- El Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC) está de luto por el fallecimiento de Enrique Aguilar Benítez de Lugo, catedrático jubilado de Fisiología de la Universidad de Córdoba (UCO), vicerrector de Política Científica de la UCO con los rectores Eugenio Domínguez y José Manuel Roldán, y pieza fundamental en la creación del IMIBIC.

Enrique Aguilar fue un impulsor clave del IMIBIC, pues ocupó un lugar muy importante en el proceso de constitución y desarrollo de este instituto. Además, ha tenido gran relevancia en el nacimiento del Campus de Excelencia Internacional Agroalimentario (ceiA3) y de otros proyectos vinculados a la investigación, tanto en la UCO como en otros foros.

Lamentamos profundamente su pérdida y le estamos inmensamente agradecidos. Siempre formará parte del IMIBIC.

El “copiapega” molecular da un nuevo paso para evitar los procesos de alteración epigenética del cáncer

Autor IMIBIC

  Córdoba, 2 de Mayo de 2017

  • Un equipo de investigación del IMIBIC y la Universidad de Córdoba traslada un proceso bioquímico natural en las plantas a células humanas para buscar la forma de evitar alteraciones epigenéticas en células tumorales

La búsqueda de información que permita entender qué ocurre realmente en las células para que éstas se vuelvan tumorales y dejen de funcionar correctamente destruyendo la vida ha ocupado a miles de investigadores a lo largo del último siglo y medio. La ciencia ha mirado dentro y fuera de la célula para intentar entenderla. Una de esas miradas es desde hace años la del grupo de Epigenética de la Universidad de Córdoba, que, según cuenta en un artículo publicado recientemente en la revista Epigenetics, ha puesto la lupa sobre las plantas buscando en ellas alguna clave que sirva para corregir anomalías en humanos.

Concretamente, el equipo de investigación cordobés, adscrito al Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC) y liderado por la catedrática de Genética Maria Teresa Roldán Arjona, ha encontrado en las plantas una manera de borrar las etiquetas moleculares que silencian genes que resultaría especialmente interesante para evitar el comportamiento de las células cancerígenas. Ese proceso que en el reino animal se antoja especialmente complicado de manipular incluso para quienes dominan las técnicas de epigenética es absolutamente natural en las plantas, que anulan esas etiquetas gracias a unas enzimas que no existen en el reino animal.

El traslado de ese proceso natural a células humanas es lo que ha conseguido hacer el equipo de la Universidad de Córdoba. Concretamente y según explica uno de los coordinadores del grupo, el catedrático de Genética Rafael Rodríguez Ariza, “lo ideal sería un sistema de borrado de origen animal, pero tal sistema es complejo e ineficiente”. Para conseguir el objetivo final de su investigación –lograr que las células tumorales no silencien genes a su antojo- han aplicado el sistema que usan las plantas, pero perfeccionándolo, ya que éstas lo hacen sin distinguir su secuencia. Por eso, el equipo de la UCO se planteó diseñar una enzima que pueda ser dirigida a genes concretos y, según los resultados publicados, han probado que esa dirección artificial es posible utilizando en sus ensayos de laboratorio la enzima responsable del borrado junto con una proteína de levadura que actúa como guía para encaminarla hacia la diana marcada.

Los resultados, según el profesor Rodríguez, demuestran que pueden usarse enzimas vegetales para reactivar genes silenciados, abriendo así nuevas opciones para estudiar la función de la metilación de ADN, fundamental para la expresión de genes, en situaciones normales o en patologías como el cáncer.

Nuevas pruebas vinculan la flora intestinal con la esclerosis múltiple

Autor IMIBIC

             Córdoba, 25 de abril de 2017

  • Un trabajo de la Universidad de Córdoba y el IMIBIC describe nuevos marcadores que prueban la conexión de la alteración de la microbiota con trastornos neuronales

Hasta que la ciencia encuentre una respuesta definitiva al porqué del desarrollo de la esclerosis múltiple, cualquier pista que ayude a entender este trastorno del sistema nervioso central seguirá impactando positivamente en la comunidad científica. Ese ha sido el caso del último trabajo publicado en la revista Neurotherapeutics por el grupo de investigación ‘Neuroplasticidad y estrés oxidativo’ de la Universidad de Córdoba, dirigido por el profesor Isaac Túnez, investigador del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC), con la colaboración del profesor René Drucker-Colín. Una investigación en la que se ha logrado describir cómo la posible alteración en la flora intestinal se relaciona directamente con el desarrollo de la esclerosis múltiple recurrente-remitente. Para ello se han utilizado dos biomarcadores indicadores de cambios en la microbiota que han servido para trazar el proceso en el que la alteración en la barrera intestinal desencadena el proceso inflamatorio que alterará la barrera hematoencefálica y terminará afectando al sistema nervioso y provocando el daño neurológico.

Ésta no es la primera vez que la comunidad científica vincula flora intestinal a la patología nerviosa, aunque sí la primera que se describe con ese nivel de detalle el comportamiento de los biomarcadores elegidos: los lipopolisacáridos de membrana bacteriana (LPS) asociado a alteraciones  de la flora intestinal y las proteínas LBP, tanto en modelo animal como en pacientes. De hecho, una de las innovaciones del trabajo realizado es haber logrado validar el modelo experimental habitual para el estudio de los procesos moleculares relacionados con la esclerosis múltiple, en el que se utiliza como organismo de ensayo la rata Dark Agouti, y confirmar que en él no se producen diferencias de sexo a la hora de desarrollar la patología.

Para Isaac Túnez, este trabajo no ha hecho más que abrir una nueva puerta por la que seguir profundizando en el conocimiento de la patología y, sobre todo, en los modelos experimentales que permiten ensayar posibles tratamientos que mejoren la vida de los millones de personas que padecen la enfermedad en el mundo.

Escribano, BM; Medina-Fernandez, FJ; Aguilar-Luque, M; Aguera, E; Feijoo, M; Garcia-Maceira, FI; Lillo, R; Vieyra-Reyes, P; Giraldo, AI; Luque, E; Drucker-Colin, R; Tunez, I. Lipopolysaccharide Binding Protein and Oxidative Stress in a Multiple Sclerosis Model. NEUROTHERAPEUTICS. Volumen 14, febrero 2017, pages 199 – 211.

Profesionales del Hospital Reina Sofía atienden a personas alérgicas al veneno de abejas de difícil control de toda España

Autor IMIBIC

Hoy finaliza el ‘Curso de manejo de insectos himenópteros’ donde especialistas en la materia profundizan en el conocimiento de estos insectos, sus utilidades clínicas y en la administración de vacunas para contrarrestar los efectos de sus picaduras a personas alérgicas

El Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba atiende en la actualidad a unos 350 pacientes con alergia al veneno de las abejas, de los que aproximadamente la mitad presenta difícil manejo por sus características inmunológicas. Lo habitual en el resto de hospitales españoles es que este subgrupo de pacientes suponga entre el 15 y 20%, si bien estas cifras se incrementan en Córdoba por la amplia trayectoria y especialización de los profesionales que atienden a estos pacientes, motivo por el que el Hospital recibe derivaciones  de cualquier lugar del país.

Como novedad, desde la Unidad de Gestión Clínica de Inmunología y Alergología del Hospital Reina Sofía, se llevan a cabo estudios que tratan de profundizar en los procesos del sistema inmune de estos pacientes, con escasa tolerancia al veneno de estos insectos. La directora de la Unidad de Gestión Clínica de Alergología del Hospital, Carmen Moreno, apunta que “hemos llegado a la conclusión de que la mayoría de estos pacientes de difícil control son alérgicos a un componente denominado Api m4, que, aunque ya sabíamos que su toxicidad era muy importante, ahora también conocemos que es muy significativo por su capacidad de producir alergia”.

En este sentido, la responsable de Alergología del centro añade que “coincide además que los pacientes con este perfil responden peor a las vacunas, por lo que es importante conocer qué cantidades de este componente está presente en la vacuna, ya que hasta ahora se consideraba un elemento poco relevante, para poder disponer de una inmunoterapia más específica y eficaz para pacientes de difícil manejo, fundamentalmente apicultores que sufren significativas reacciones adversas ante las picaduras y cuyo tratamiento se vuelve complicado”.

Este hallazgo es fruto del trabajo de investigación que lideran los alergólogos del Hospital Reina Sofía, con la participación de profesionales de otros centros. Precisamente, la revista americana ‘Annals of Allergy, Asthma and Immunology’, una de las principales de la especialidad, publicó el pasado año un estudio sobre esta cuestión.

Por otra parte, los alergólogos del hospital, en colaboración con el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC), acaban de recibir financiación pública para un nuevo proyecto a desarrollar durante los tres próximos años que busca comparar las diferencias entre los pacientes de difícil manejo y aquellos de fácil control durante la fase inicial de la inmunoterapia, es decir, en los primeros momentos tras recibir la vacuna. Se trata de un estudio pionero y multidisciplinar en el que se van a analizar cerca de una veintena de biomarcadores del sistema inmune para intentar conocer los cambios que se producen en esta primera etapa y que suelen estar relacionados entre ellos.

Curso de manejo de insectos himenópteros

Ayer comenzó una nueva edición del tradicional curso de manejo de insectos himenópteros (avispas y abejas) que anualmente organizan los alergólogos del Hospital Reina Sofía bajo la dirección la doctora Moreno. Este curso ha permitido formar ya a más de 500 especialistas de todo el país en sus distintas ediciones. El encuentro permite profundizar en el conocimiento de estos insectos y sus utilidades clínicas, así como en la administración de las vacunas para contrarrestar los efectos de sus picaduras a personas alérgicas.

El curso, que concluye hoy viernes, permite instruir en la materia al alumnado, fundamentalmente alergólogos y residentes de la especialidad, si bien este año también se suman biólogos, biotecnólogos e inmunólogos. Este encuentro se ha convertido en una formación referente a nivel nacional que alcanza este año su 18ª edición y a él asisten 21 profesionales procedentes de más de una decena de hospitales españoles.

Esta formación, que se desarrolla habitualmente en primavera, incluye una parte teórica y el test de repicadura (para comprobar la eficacia de la inmunoterapia) y se llevan a cabo en las instalaciones del hospital y del IMIBIC. Asimismo, para el manejo de los insectos los alumnos se desplazan hasta el Centro Andaluz de Apicultura, dependiente de la Universidad de Córdoba, ubicado en el Campus de Rabanales.

Centro de referencia en la materia y balance

El Hospital Reina Sofía es un centro de referencia en Andalucía para el test de repicadura de insectos himenópteros. Concretamente, la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica ha reconocido la excelencia de esta unidad por sus resultados con los tratamientos frente a las reacciones alérgicas al veneno de avispas y abejas. Los alergólogos del centro cordobés, que cuentan con una amplia experiencia en el tratamiento de estos pacientes, han diagnosticado y tratado ya a más 600 pacientes con alergia a himenópteros.

Cabe destacar igualmente que las pautas de inmunoterapia con venenos del Hospital Reina Sofía se han implantado en muchos de los hospitales españoles, varios europeos y alguno americano.

La hipersensibilidad al veneno de himenópteros es un problema clínico relevante, no tanto por la frecuencia de presentación como por la potencial gravedad de las reacciones que puede producir (urticarias, vómitos, diarrea, crisis de asma, bajadas de tensión e incluso la muerte). La vacuna tiene una fase de iniciación acelerada, por ello, se administran seis dosis al principio (cuatro en la primera visita y dos en la siguiente) repartidas en una semana y media. De esta forma, los pacientes quedan protegidos transitoriamente y a partir de este momento prosiguen un tratamiento que se suele prolongar una media de cinco años.

En los últimos 20 años ha cambiado notablemente la percepción de este problema (alergia a picaduras de insectos himenópteros) en los Centros de Atención Primaria del área de referencia del hospital de la capital y en los servicios de urgencias asociados.  Han aumentado las derivaciones de pacientes y el abordaje de la urgencia es más correcto. También ha crecido la educación del paciente en origen y su formación en el manejo de autoinyectores de adrenalina.

Por otro lado, la UGC de Inmunología-Alergología colabora estrechamente con el Centro de Referencia Nacional de Mastocitosis. La mastocitosis sistémica es una enfermedad rara que predispone a los episodios de anafilaxia. Una de sus formas se encuentra enmascarada bajo la alergia a picaduras de himenópteros. En el Reina Sofía se atienden a 16 pacientes con diagnostico confirmado de mastocitosis y otros 20 en fase de sospecha pendiente de confirmación.

Asimismo, el año pasado esta UGC obtuvo financiación del Instituto Carlos III para desarrollar un programa de investigación que busca biomarcadores de respuesta a la inmunoterapia con veneno de abeja, que en la actualidad está en curso. Resultados preliminares apuntan a un modelo de respuesta particular entre los pacientes que se dedican profesionalmente a la apicultura y que desarrollan una enfermedad más grave.

La Unidad de Medicina Nuclear del Hospital Reina Sofía reúne a expertos nacionales para analizar el abordaje de tumores neuroendocrinos

Autor IMIBIC

 

  • A lo largo del día, profesionales de diversas especialidades expondrán los diferentes procedimientos diagnósticos y terapéuticos existentes con el fin de protocolizar la atención a estos pacientes y fomentar la investigación

La Unidad de Medicina Nuclear del Hospital Reina Sofía reúne durante la jornada de hoy a expertos nacionales de diferentes especialidades para analizar el abordaje de tumores neuroendocrinos. El encuentro se estructura en tres mesas redondas en las que se profundizará en el diagnóstico de estos tumores, tratamiento y posicionamiento terapéutico.

El curso tiene un enfoque multidisciplinar y en el mismo participan múltiples especialidades del Hospital Reina Sofía (Cirugía, Radiología y Oncología Médica, entre otras), especialistas de referencia en el panorama nacional e investigadores del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC). Según ha explicado el director de la Unidad de Gestión Clínica de Medicina Nuclear, Juan Antonio Vallejo, “esta jornada se encuadra dentro de la acción que se desarrolla en el Hospital de protocolizar la atención a estos pacientes con tumores neuroendocrinos y de desarrollo de la investigación en este campo”.

Asimismo, Vallejo ha recordado la publicación, a finales del pasado año, de la Guía ‘Consenso de manejo de la terapia con péptidos marcados con radionúclidos en el tratamiento de tumores neuroendocrinos’, un documento en cuya elaboración ha participado el Hospital Reina Sofía y que persigue facilitar información a los profesionales sanitarios involucrados en el tratamiento de los tumores neuroendocrinos. En este sentido, el director de la UGC señala la utilidad de la Guía en este momento en el que se está iniciando precisamente este tratamiento.

Por su parte, la Unidad de Gestión Clínica de Endocrinología y Nutrición del Hospital Reina Sofía, María Ángeles Gálvez, ha resaltado la importancia de “la existencia de comités multidisciplinares” para avanzar en el diagnóstico de estos tumores.

Como novedad se presentan los procedimientos diagnósticos utilizando nuevos trazadores, especialmente el Galio-68, que próximamente estará disponible en España y la utilización de la terapia con radionúclidos, empleando el Lutecio-177. Esta opción terapéutica para pacientes con enfermedad metastásica ofrece un incremento significativo de la supervivencia y próximamente se integrará en la oferta terapéutica del Hospital Reina Sofía.

            Por otro lado, los profesionales del Hospital Reina Sofía y del IMIBIC también están desarrollando algunas líneas de investigación, en el grupo “Medicina nuclear”, cuyo responsable es el doctor Vallejo, y que se centran en cáncer de tiroides, tumores neuroendocrinos y patologías digestivas. Este grupo colabora en dichas líneas de investigación con el grupo “Hormonas y cáncer”, dirigido por el doctor Justo P. Castaño.

 

Tumores neuroendocrinos

Este año Córdoba se convierte en el centro de las actividades formativas en torno a los tumores neuroendocrinos, con varias jornadas científicas previstas, que culminarán con el Congreso Anual del Grupo Español de Tumores Neuroendocrinos (GETNE), que se celebrará durante la próxima semana.

Los tumores neuroendocrinos (TNE) son neoplasias poco frecuentes (2.5-5 nuevos casos/100.000/año), aunque su incidencia no ha parado de crecer en los últimos años. Uno de los aspectos que ha influido en este incremento es la mejora de las técnicas diagnósticas y el aumento en el conocimiento de esta enfermedad por parte de los clínicos involucrados en su diagnóstico y tratamiento.

Además, la prevalencia de estos tumores es relativamente alta debido a su larga supervivencia en comparación con otros tumores de comportamiento biológico más agresivo (carcinomas).